Miércoles, 17 Julio 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

El legado del Clavero Frey Fernando Fernández de Córdoba para el culto divino de la iglesia del monasterio de Nuestra Señora Santa María del Rosario

  • Publicado el Lunes, 26 Junio 2017 10:04
Hermandades

Cuando el clavero Fernando Fernández de Córdoba, gestó la idea de fundar el convento de “Ntra. Sra. Santa María del Rosario” en Almagro, no escatimó detalle para engrandecerlo. De ello tenemos constancia según veremos más adelante. Familias como los Rótulo, Guernica, Sanz de Velasco, Castro y otros, seguirían enriqueciendo el patrimonio de tan venerable edificio construyendo en su iglesia, importantes capillas funerarias.

“En el nombre de Dios Todopoderoso a cuyo loor y servicio todas nuestras obras se enderezan".

Conocida cosa sea a todos los que la presente vieren como yo, don Fernando Fernández de Córdova, clavero de la Orden e caballería de Calatrava presidente del consejo de las órdenes por el imbictísimo católico y muy poderoso señor don carlos por la divina miseración emperador semper augusto y rrey de las Españas, mi señor, administrador perpetuo de las dichas órdenes por autoridad apostólica estando en el monesterio de la gloriosa bienaventurada siempre virgen nuestra señora santa maría del Rosario que es la orden de los predicadores que yo e fundado nuevamente extramuros de la villa de almagro día de su glorioso nacimiento (…) días del mes de setiembre año del nascimiento de nuestro Redentor Jesucristo de mil y quinientos y treinta y nueve años aviéndose hecho solemne procesión a las ocho horas del día, para entrar en el dicho monesterio el prior e supriore frailes que de presente an de morar, en la qual dicha procesión se llevó el santísimo sacramento dende la iglesia perrochial de señor sanbartolomé para lo poner en el sagrario del altar maior del dicho monesterio, doto para perpetuo servicio del culto divino e autoridad e onra del dicho monesterio la plata hornamentos e bienes con los vínculos y condiciones que desuso serán declarados y espacificados”

Mucho cuidó el clavero de que no faltara nada en el ajuar litúrgico: cálices, copones, custodia… todo en plata de “finísima y exquisita hechura”;tapices con escudos de armas del clavero y de la Orden de Calatrava, frontales de altar, paños para el púlpito todo a juego con una muy importante colección de ornamentos con colores para todo el ciclo litúrgico,

El veintitrés de agosto del año 1539 el clavero, ante Diego de Torralba, escribano de su majestad en la Villa y Corte y de Hernando Gómez, contraste de ella y Jerónimo González, “platero del príncipe don Felipe nuestro señor”, mandó pesar la plata de capilla que tiene en la “forma y manera que de yuso será declarado.

Relación de la plata según se detalla en el documento original

Una custodia labrada al romano con seis pilares, y en lo alto de cada pilar un ángel con las insignias de la pasión y encima (…) con una basa al romano y al remate una cruz con su crucificado que pesó con los seis vidrios, veintisiete marcos y cinco onzas Una caja dorada de relicario para poner el Santo Sacramento con un letrero a la redonda con su tapador y un coronamiento labrado de gallones al romano y en el remate una cruz de Calatrava; su peso: dos marcos y cuatro onzas.

Una cruz grande labrado el árbol a lo romano asentado sobre liso dorado, con una imagen de Ntra. Sra. del Rosario en el medio y una cruz de Calatrava con su pie de una manzana redonda labrada al romano y seis serafines a la redonda de la dicha manzana y unas letras a la redonda de la dicha manzana, pesa toda junto con la madera que está dentro del árbol, treinta y seis marcos, una onza y dos ochavas.

Una cruz de altar grande con imágenes de Ntra. Sra. y San Juan y el crucifijo y una basa al romano por manzana y el pie sextavado hecho al romano que pesó diecisiete marcos. Una cruz pequeña de altar labrada al romano, su crucifijo y el pie sextavado al romano, su peso: dos marcos, siete onzas y tres ochavas. Dos candeleros grandes de altar labrados al romano el pie sextavado con tres escudos de armas ,dos con las armas del señor clavero y el otro con la de Calatrava, su peso: dieciocho marcos y seis onzas. Dos candeleros pequeños de altar labrados al romano el pie redondo y(…)redonda, pesó cuatro marcos, tres onzas y siete ochavas. Un cáliz labrado al romano dorado en partes, el pie redondo con su vaso labrado al romano con su patena dorada, pesó tres marcos, cinco onzas y tres ochavas. Un cáliz dorado, todo labrado al romano y en la copa unas flores de lis, el pie redondo labrado de cincel con tres escudos dos, con las armas del señor clavero y el otro con las de Calatrava ,pesó tres marcos y trece onzas, con su patena dorada. Un cáliz pequeño con unos serafines en la copa y labrado al romano todo dorado con su patena dorada, pesó tres marcos dos onzas y dos ochavas.

Dos vinageras pequeñas labradas al romano con unos gallones en el cuerpo, pesaron dos marcos tres onzas y seis ochavas. Una vacinica para tener las vinageras y lavar las manos con unas letras a la redonda de la orilla, pesó tres marcos, cinco onzas y siete ochavas. Un portapaz dorado con una imagen de la Quinta Angustia, pesó dos marcos, tres onzas y una ochava. Un hostiario con unas letras a la redonda y tapador con buen coronamiento labrado de gallones y dentro del tapador, labrada una cruz de Calatrava de buril y unas letras a la redonda su peso: dos marcos, cuatro onzas y cuatro ochavas. Un incensario labrado al romano, el pie labrado a media caña y el chapitel de arriba labrado al romano con sus cadenas y manípulo, pesó cinco marcos una onza y dos ochavas. Una naveta con su cucharilla y cadena labrada de cincel con unos escudos blancos en el tapador que peso dos marcos y siete ochavas. Una campanilla de buril con tres escudos, dos con las armas del Señor Clavero y en el otro la cruz de Calatrava, con unos letreros en ella, pesó, dos marcos y seis ochavas. Una ampolleta (reloj de arena) que pesó cuatro onzas y media Un atril con los cuatro evangelistas y en medio la cruz de Calatrava y en el pie San Pablo y dos profetas y en las espaldas las armas del Señor Clavero todo el labrado de cincel, pesó con la madera que está dentro diecinueve marcos, tres onzas y dos ochavas.

Aproximadamente se puede calcular, que el peso de la plata empleada en la confección de estas piezas, pasaba de los treinta y ocho kilos.

La relación de ornamentos excede en mucho el espacio para este artículo por lo que haremos una somera mención de algunas piezas. Existieron nueve ternos completos (cada uno, compuesto de capa pluvial, casulla y dalmáticas) en tejidos de oro, damasco, terciopelo, raso y seda en todos los colores del ciclo litúrgico con sus correspondientes frontales de altar, paños de púlpito y facistoles. Varias alfombras turcas de considerable tamaño y tapices franceses y, reposteros con las armas del fundador y de calatrava De aquel fabuloso patrimonio solo nos queda la memoria documental que hemos aportado, y quiera Dios que estos legajos que nos hablan de la generosidad de mecenazgo del clavero Frey Fernando Fernández de Córdova y Mendoza que tanto amó a Almagro, a la Orden de Calatrava, y a la de Santo Domingo, al menos sigan “durmiendo” en los anaqueles de los archivos, hasta que inquietos investigadores los “despierten de vez en cuando”.