El Festival de Teatro Contemporáneo consolida su importancia en la escena iberoamericana

Varias fueron las líneas que se han desarrollado en este XIII FITCA con dos sedes, el Teatro Municipal y La Veleta. La primera centró su atención en la figura de Federico García Lorca con la puesta en escena de alguna de sus obras mayores, entre ellas Mariana Pineda, La zapatera prodigiosa por el Teatro del Norte de Asturias, Yerma, por el Taular Teatro de Almagro, así como por el espectáculo Recordando a Federico que incluyó la interpretación de temas musicalizados por Lorca y otros dedicados a las regiones de España, por parte de la Banda de Música Municipal y la Coral Polifónica de Almagro, junto a Luis Molina López en el Llanto por la Muerte de Ignacio Sánchez Mejía. El XIII Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo destacó también por el alto nivel de las compañías internacionales. La primera llegó de Argentina con su versión de La Vida es Sueño por parte de los Titiriteros de la UNSAM de Argentina, ganadores del “Almagro Off” en 2011. Después, los espectadores del Festival disfrutaron con las dos propuestas de La Mona Ilustre de Chile, con Las cosas también tienen mamá y Juan Salvador Tramoya. Esta línea de espectáculos se completó con la original propuesta de Muégano de Ecuador con su Ensayo sobre la soledad.

Desde Madrid, sorprendió la calidad de La biblioteca Scardanelli del Estudio de Hernán Gené (Argentina-Madrid) con un espectáculo de excepción, al que siguieron las puestas de Doble sentido con la interpretación de Las hermanas Rivas (Argentina-Madrid) y el agudo retrato de las relaciones humanas de Cena con amigos que trajo la Compañía de Gloria López desde Sevilla, Andalucía. Método Madrid cerró esta línea de presentaciones con su trabajo anual Una noche con Chejov, a sala llena en el Teatro La Veleta. En el apartado de teatro infantil, tres espectáculos hicieron las delicias de niños y familias en horarios del mediodía en el Teatro Municipal. De esta manera a El Panadero y el Diablo por Juglar Teatro (Cuba-España), se sumó la particular versión de la Caperucita que marca toda una opción teatral de la compañía almagreña Ditirambo, para cerrar con la notable originalidad escénica de Morboria de Madrid, en su puesta de El soldado y el saco mágico.

Apuntes a la espera de 2014

Una nueva edición, ha llegado a su fin y en espera de la próxima de 2014, los organizadores se muestran satisfechos. El Festival se ha mantenido un año más y ya son quince, aunque solo trece ediciones oficiales como muestra iberoamericana de teatro contemporáneo. Una iniciativa que nació de la mano del CELCIT que decidió trabajar a favor de la unidad teatral en Iberoamérica, con la finalidad de restablecer las relaciones teatrales entre España y América e impulsar el desarrollo del teatro a través de la formación, la investigación y la difusión de sus creaciones. Así, calidad de espectáculos, versatilidad de opciones, renovación de la escena y apuesta por la integración de las artes escénicas, confirman, una vez más la capitalidad cultural de esta muestra en la ciudad teatral de Almagro como vitrina de una tradición singular en la lengua de Cervantes.