Miércoles, 18 Septiembre 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

La ermita de Santa Ana abre sus puertas los fines de semana

La ermita de Santa Ana, una de las más antiguas de la ciudad almagreña, se fundó en 1596, época de la llegada a Almagro de los primeros franciscanos descalzos que se instalaron provisionalmente en esta ermita. La fachada principal es de estilo renacentista y la portada está situada sobre el eje central que está flanqueada por dos ventanas de arco de medio punto que iluminan el interior de forma simétrica.

En el siglo XVIII, se añadió sobre la portada secundaria el único motivo decorativo, de estilo rococó. Es un relieve adintelado con pilastras adornadas, rosetas y frontón curvilíneo, que alberga en su interior un corazón de piedra con la inscripción, apenas legible de "LA SACRA FAMILIA". El corazón, rodeado por un haz luminoso en forma de rocalla, presenta en sus extremos cuatro querubines. En el eje de la composición y sobre el corazón aparece una corona y abajo un mascarón. Toda la decoración y los enseres que había en su interior, se quemaron durante la Guerra Civil y pasto de las llamas se perdió el retablo principal, las tallas y las pinturas que la adornaban. Desde el fin de la Guerra Civil hasta la actualidad, los hermanos de la Esclavitud de la Santa Vera Cruz, han ido restaurando la ermita. La última restauración se ha producido este año con la realización del retablo principal. En el centro, se encuentra Santa Ana rodeada de María Santísima de los Dolores a la izquierda y el Cristo de la Oración a la derecha, imágenes de la Hermandad que procesionan durante la Semana Santa almagreña. Además, la ermita es también el templo de San Cristóbal. Para más información sobre la hermandad: www.esclavituddelaveracruz.es.

Almagro es una ciudad que por su pasado conserva muchos edificios religiosos, entre ellos numerosas ermitas que en la actualidad cuidan y mantienen con mimo las hermandades que abren sus puertas cuando alguien lo solicita y en función de la disponibilidad de sus miembros. Hasta la fecha, la única ermita que permanecía abierta al público era la ermita de San Juan que se puede visitar los 365 días del año. A partir de este fin de semana, la ermita de santa Ana abrirá sus puertas en un horario fijo sábados y domingos de todo el año.