Almagro celebra San Ildefonso y la Virgen de la Paz

 

Coincidiendo con las dos onomásticas, el 23 y el 24 de enero, pasado miércoles y jueves, respectivamente, la ermita conocida como la del Santo acogió los laudes y las misas en honor a San Ildefonso y la Virgen de la Paz. Y como todos los años, la Hermandad obsequió con un suculento plato de migas para los vecinos que se acercaron a la ermita el sábado o el domingo.

Compraron 120 bolsas de migas para cada uno de los días del fin de semana. Además, el grupo local Blonda amenizó ambos días la velada durante la hora de la comida y los más pequeños disfrutaron de juegos infantiles. Todo hubiera transcurrido como todos los años. Dos días de celebración sana en la explanada de la ermita junto a familiares y amigos. Pero, en esta ocasión, amigos de lo ajeno pasaron en la noche de ayer, sábado, al interior de la ermita. Robaron la corona de oro, una cadena dorada con una cruz y todos los zapatos con encajes de bolillos del Niño Jesús que acompañaba a la imagen de Nuestra Señora de la Paz que preside el altar del templo religioso, además de uno de los pendientes y un colgante de oro.

Ayer, la Hermandad dejó todo preparado para finalizar hoy, domingo, la celebración con las tradicionales migas y juegos para los más pequeños. Aproximadamente, a las diez de las noche, la presidenta y otros miembros de la Hermandad cerraron la ermita y se marcharon a sus casas. La sorpresa se la han encontrado esta mañana, sobre las nueve de la mañana, cuando han vuelto antes de la misa. El autor o autores del robo rompieron la puerta lateral de acceso al templo, de rejas de hierro y después la de de madera de acceso directo al interior. Una vez dentro subieron al altar, presumiblemente a oscuras, con la ayuda de la luz de velas y cogieron los artículos antes mencionados, aunque durante el robo se les cayó un pendiente de la imagen de la Virgen. Además, pasaron a la barra del bar y sustrajeron de la caja unos 70 euros pero la carne que estaba en las cámaras frigoríficas para vender hoy no la tocaron, según contó la presidenta de la Hermandad que se mostró disgustada por lo sucedido por que crea inseguridad y malestar.