Los almagreños se preparan para conmemorar el Día de los Difuntos

Cementerio

El Cementerio Municipal de Almagro se ha convertido en un ir y venir de personas que arreglan, limpian y colocan flores en las tumbas, lápidas y nichos de los familiares fallecidos

Con motivo de la celebración del Día de los Difuntos, el Cementerio Municipal de Almagro se ha convertido durante los últimos días en un ir y venir de personas que arreglan, limpian y colocan flores en las tumbas, lápidas y nichos de los familiares fallecidos a pesar de días lluviosos como el de ayer.

 

El Ayuntamiento, como viene siendo habitual, intensifica su actividad en el camposanto durante el mes de octubre. Desde hace varias semanas, los operarios de la Concejalía de Obras están realizando varios trabajos de mantenimiento como es la sustitución y arreglo de suelo de varios pabellones en los que se encuentran baldosas muy deterioradas. Concretamente en uno de los laterales del segundo patio se ha arreglado el acerado y se ha canalizado para evitar filtraciones, además de llevar a cabo la renovación de la pintura.

Además, el Ayuntamiento continúa los trabajos de mejora que comenzaron hace tres años. Ha finalizado la construcción del falso techo del último de los pabellones del segundo patio que había quedado pendiente desde el último plan de empleo que trabajó en el cementerio.

 De este modo, se ha sustituido la escayola, material usado hasta la fecha para la construcción de los falsos techos, por unos por unos bastidores metálicos que sustentan una chapa galvanizada en lacado blanco metálica para evitar el deterioro que año tras año se produce debido sobre todo a la humedad.

Trabajos realizados en los últimos cuatros años

El Cementerio era uno de los inmuebles, gestionado por el Ayuntamiento, más dañados y deteriorados de Almagro. Hasta 2008, año en el que se iniciaron las primeras obras no se había realizado una reforma seria e integral de las instalaciones del camposanto que data del siglo XIX. Desde entonces, la Concejalía de Obras está acometiendo diferentes actuaciones en varias fases. Los primeros trabajos realizados fue la construcción de la nueva cubierta de entrada de forjado de viguetas de hormigón y teja mixta roja y de tres nuevos servicios para hombres, mujeres y uno para personas minusválidas. Las obras también incluyeron una nueva oficina, almacén, y sala de tránsito. En total, el Ayuntamiento invirtió en esta primera fase aproximadamente 60.000 euros. Además, el Consistorio ha reparado e impermeabilizado las cubiertas o parte de ellas de todos los pabellones de los nichos y ha pintado todo el recinto. A estos trabajos hay que sumar la ampliación del Cementerio Municipal que se realizó con el primer Plan E gracias a la compra-permuta de un solar anexo por el margen derecho del cementerio de 4.600 m2. Durante el 2009 se realizó el cerramiento perimetral que fue el primer paso para la ampliación del camposanto.

La última de las fases llevadas a cabo en el Cementerio Municipal ha consistido en la construcción de la cubierta del último pabellón en el que muchos de los nichos son de las primeras décadas del siglo XX. En un principio, la obra iba a consistir en la reparación y reforma de la misma con el objetivo de impermeabilizar y evitar que las lluvias, el hielo y la nieve produjeran daños serios en los nichos como ocurrió durante el invierno del 2009. Sin embargo, debido al mal estado de la cubierta de madera, el Ayuntamiento optó por la construcción de una nueva.