Viernes, 15 Noviembre 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

El sonido de los bolillos vuelve al Patio de Fúcares

  • Publicado el Martes, 04 Septiembre 2012 00:00

Curso de Blonda 2012

Una decena de mujeres aprenden y perfeccionan las técnicas del encaje de Blonda y Tönder hasta el 14 de septiembre

Con el inicio del mes de septiembre, el sonido de los bolillos vuelve al Patio de los Fúcares, convertido en sede temporal del encaje. Una decena de mujeres aprenden y perfeccionan la labor artesanal más antigua de Almagro en el curso de Blonda y Tönder que organiza la Universidad Popular, dependiente de la Concejalía de Cultura.

El alcalde de Almagro, Luis Maldonado, fue el encargado de inaugurar en la tarde de ayer el curso que tendrá lugar durante esta semana y la próxima. Maldonado dio la bienvenida un año más a este grupo de mujeres que, en su mayoría han repetido su asistencia, y agradeció su presencia ya que ellas contribuyen a mantener viva esta labor artesanal.

 

En total son diez las participantes procedentes de Hornachuelos (Córdoba), Puertollano, Chiclana (Cádiz), Ciudad Real, Madrid y Almagro. La profesora, Natividad González explica que el objetivo del curso es aprender los aspectos más importantes del encaje de blonda, del encaje de bolillos realizado con hilo de seda. Se trata de un tipo de encaje genuinamente español, cuya técnica es originaria de los árabes granadinos, quienes introdujeron una hebra de seda para rellenar y otro tipo de seda para el fondo alcanzando su mayor esplendor en Cataluña en el siglo XVIII. La blonda es un tejido ornamental que se realiza mediante el cruce de hilos de seda, enrollado en bolillos finos con el fin de que no pesen demasiado y pudieran así romper la seda. Estos cruces se sujetan mediante alfileres y sobre un picado (patrón o diseño) colocado sobre la almohadilla. La técnica de la blonda se diferencia del encaje popular básicamente, en la finura de los hilos, ya que se emplea seda, y en la integración del tul, punto de fondo que no se utiliza en el anterior.

Además, dos de las participantes aprenden tönder, un tipo de encaje danés de fondos de tul que se trabaja sobre un picado pero siguiendo un diagrama a color y su ejecución es más fácil que la blonda. El curso que comenzó ayer, 3 de septiembre, finaliza el viernes 14 de septiembre.