Ángel Daniel de Toro es el nuevo párroco de San Bartolomé Apóstol

Primera Misa de Angel Daniel de Toro

El sacerdote bolañego formó parte del grupo de jóvenes de la parroquia almagreña

Ángel Daniel de Toro González es el nuevo párroco de San Bartolomé Apóstol. El sacerdote bolañego se presentó a los almagreños en la misa de la tarde del sábado.

De Toro agradeció, en primer lugar, las muestras de cariño y acogida recibidas durante estos primeros días en Almagro y en especial a Don Pedro, párroco de la iglesia de Madre de Dios que le ha acompañado en todo momento y a Don Isidro- al que sustituye- por su labor durante 25 años.

 

El nuevo sacerdote reconoció durante la homilía que la nueva responsabilidad, en un primer momento, le abrumó pero también le ilusionó. Angel compartió algunos de los muchos momentos vividos durante su infancia y juventud en Almagro hace 29 años: “Entre la adolescencia y la juventud, pasé muchas horas con mi pandilla en Almagro y como parte del grupo de jóvenes de la parroquia- Paco del Río, Conchi Tellez, las hermanas Serrano, Rosalía Carmona, Pilar Hermosilla…- dirigida por aquel entonces por Pepe Mejía y después por D. Manuel”.

El nuevo párroco recordó con cariño esos años en los que también optó por ser sacerdote. Ahora, vuelve a Almagro con un objetivo: “Trabajaré con todas mis fuerzas para avanzar en la comunión fraterna de todos los grupos, movimientos, asociaciones, hermandades, ordenes religiosas, adoradores, profesores de religión, equipos de limpieza, consejos pastorales (..) estoy seguro que contaré con vuestra ayuda y comprensión.”

Ángel de Toro ha llegado a Almagro procedente de Socuéllamos. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Ciudad Real y fue ordenado el 28 de julio de 1990. Desde entonces ha ejercido el ministerio sacerdotal en Alamillo (1990-93) desde donde atendía también la Aldea de San Benito y daba clases en el Instituto Mercurio de Almacén. En Campo de Criptana (1993-2001) desde donde atendió Arenales de San Gregorio (1994-2001) e impartía clase de Religión en el Instituto Isabel de Perillán y Quirós. En Socuéllamos ha estado once años, llegó en septiembre de 2001.