El servicio de voluntarios culturales ha cumplido un año

Calatravaescena

Desde su creación, los voluntarios han cargados sus mochilas con libros de arte, poesía, novelas históricas, revistas… que los usuarios leen con interés y agradecen con más que palabras

Ha pasado un año desde que Nieves, Lola, Paqui, Conchi, Jesús, Cristina… comenzaron a compartir su afición por la lectura. Ellos forman parte del grupo de diez voluntarios culturales de la Biblioteca Municipal Manolita Espinosa que desde abril de 2011 acuden cada quince días a la residencia de mayores “Campo de Calatrava” y a diferentes casas de almagreños y almagreñas que no pueden ir por sí solos al centro cultural para llevarles libros y leer.

 

La respuesta ha sido muy positiva y gratificante para los usuarios y para los voluntarios. Como todo proyecto que comienza, el servicio de voluntariado cultural no se sabía cual podía ser su acogida y su tiempo de duración. Esos primeros miedos e incertidumbres de los que habla la directora de la Biblioteca Municipal Manolita Espinosa, Teresa González, ya se han despejado. En uno año, unos y otros se muestran satisfechos y con ganas de seguir adelante como lo explica Paqui, una de las voluntarias culturales. “Yo pienso continuar, estoy contentísima de formar parte de este grupo de voluntarios; los mayores están encantados y nosotros también, creo que les ayudamos y salen de su rutina y compartimos experiencias”. El diálogo se convierte en el eje central de estas visitas en las que no falta la lectura comentada de un poema, de un párrafo de una novela e incluso la lectura de algo escrito por ellos mismos.

Información voluntariado cultural

El voluntario es la persona que lleva los libros que demanda los usuarios interesados en seguir disfrutando de la lectura a diario y por su enfermedad o minusvalía no pueden ir a la biblioteca. Desde su creación, los voluntarios han cargados sus mochilas con libros de arte, poesía, novelas históricas, revistas… que los nuevos usuarios leen con interés y agradecen con más que palabras. El programa del voluntario cultural existe en muchos centros bibliotecarios públicos de toda España, aunque en la región funcionaba en pocos centros bibliotecarios. La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural promueve este tipo de iniciativas pero debido a la crisis ha tenido que cancelar las partidas presupuestarias para las mismas. De ahí que el Ayuntamiento consciente de la necesidad y la demanda de este servicio lo ha hizo suyo hace algo más de un año a través de la Concejalía de Cultura.