Las huellas de La Barraca 2012 presente en el Festival con tres funciones gratuitas

Alcalde de Almagro

‘Obligados y ofendidos’ y ‘El bobo del colegio’ estarán en Teatro de Barrios, mañana jueves 19 y el próximo jueves 26 de julio

La primera función de las Huellas, ‘Los estudiantes de Babel’, inauguró el Festival en la Plaza de Santo Domingo

El Festival de Almagro se suma, un año más, al proyecto Las huellas de La Barraca, organizado por Acción Cultural Española (AC/E) que recordará el VIII Centenario de la Scola Studiorum de Palencia, la primera Universidad española y el centenario de la Constitución de Cádiz. Tres obras de teatro recordarán el VIII Centenario de la primera Universidad española y las tres pasan por Almagro.

 

El Aula de Teatro de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid representará mañana jueves 19 de julio, Obligados y ofendidos, de Francisco de Rojas Zorrilla, una comedia llena de aventuras, engaños, confusión de identidades, amores furtivos, persecuciones de padres agraviados, desafíos y duelos de honor. Será en la ermita de San Juan a las 21.00hs. Función gratuita.

El Aula de Teatro de Antropología de la Universidad de Sevilla e In Vitro Teatro de la Universidad de Jaén-informa el Festival a través de nota de prensa- subirán a las tablas, El bobo del colegio, de Lope de Vega. Una historia de amor, malentendidos e intrigas que los espectadores podrán ver el próximo jueves 26 en la ermita de la Magdalena a las 21.00hs. También será gratuita.

Escena Erasmus de la Universidad de Valencia inauguró el Festival en la Plaza Santo Domingo el pasado día 5 de julio con Lorca, Calderón y los estudiantes de Babel, un espectáculo original que reflexiona sobre la crisis económica a través de entremeses de Calderón de la Barca, textos de García Lorca y canciones europeas.

Teatro universitario en gira

Los seis grupos no profesionales de teatro –cinco españoles (Alicante, Madrid, Murcia, Valencia y Jaén-Sevilla) y uno hispanoamericano (México D.F.)- que participan este año en el programa, tres de los cuales pasan por el Festival de Almagro, fueron seleccionados de entre los 30 proyectos que se presentaron al concurso convocado por AC/E. Un jurado -presidido por César Oliva (catedrático de Literatura Española de la Universidad de Murcia y director del proyecto Las huellas de La Barraca) e integrado por Ricardo Beléndez, Manuel Canseco, Laura García Lorca, Guillermo Heras, Jerónimo López Mozo, Natalia Menéndez, Laila Ripoll y Germán Vega- seleccionó estas seis obras presentadas por grupos de teatro de las Universidades de Alicante, Politécnica de Madrid, Murcia, Valencia, Sevilla y Jaén (en colaboración) y Autónoma de México.

Las obras se podrán ver durante los meses de julio y agosto, divididas en seis rutas o giras, en más de 200 localidades de 13 Comunidades Autónomas (Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid, Murcia, Navarra y Valencia). A estas representaciones hay que sumar también la presencia de algunas de estas obras en los festivales de teatro de Almagro, Alcalá, Olite, Pedroches y Vins, así como en el Festival Internacional de Santander.

El modelo de financiación para poder llevar a cabo este proyecto descansa en tres soportes: AC/E, las compañías de teatro de las Universidades seleccionadas y las instituciones locales que se van a visitar. AC/E ha concedido una ayuda a la producción de las obras, una bolsa de viaje a los componentes de los grupos universitarios y asume los gastos de desplazamiento, transporte, cartelería y difusión del proyecto. Las administraciones locales asumen los gastos de alojamiento, manutención y preparación de los espacios abiertos o cerrados.

Siete años con La Barraca

Impulsado por Acción Cultural Española con una idea de César Oliva, Las huellas de La Barraca nació con el objetivo de rescatar la primitiva empresa emprendida por Federico García Lorca en los años treinta, que viajó a numerosos pueblos de la geografía española ofreciendo espectáculos teatrales gratuitos representados por estudiantes universitarios.

En los últimos seis años han participado en el proyecto 17 escuelas de arte dramático y aulas de teatro de las Universidades de Alcalá, Alicante, Barcelona, Carlos III de Madrid, Del Valle (Colombia), Granada, Jaén, Murcia, Santiago de Compostela, Ourense, Valencia, México, Santiago de Chile y Puerto Rico, así como la Escuela Superior de Arte Dramático de Castilla y León y la Real Escuela Superior de Arte Dramático-Fundación José Estruch. Seis años de intenso trabajo en los que se han representado, en más de 600 localidades españolas y centros penitenciarios, obras de autores como Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Rojas Zorrilla, Alejandro Casona, Federico García Lorca, Benito Pérez Galdós, Rafael Alberti, Félix Enciso, José Ignacio González, Azorín, Inés Stranger Rodríguez, Miguel-Anxo Murado, Valle-Inclán, Jacinto Alonso Maluenda y Josep de Valdivieso.

En sus años de andadura Las huellas de La Barraca ha recordado los 75 años de la proclamación de la II República (2006); el IV Centenario del nacimiento Rojas Zorrilla (2007); la Guerra de la Independencia (2008); la aparición del Arte nuevo de hacer comedias, de Lope de Vega (2009); el Año Xacobeo (2010) y el estreno en 1932 de La vida es sueño, de Calderón de la Barca, en el Claustro de San Bernardo de Madrid, representada por Federico García Lorca y sus actores (2011).

La Barraca fue la iniciativa más emblemática de las que emprendió durante la II República el ministro de Instrucción Pública, Fernando de los Ríos, bajo influencia del también granadino Federico García Lorca. Y la empresa de la que más orgulloso se sintió, ya que trataba de devolver al pueblo español el gusto por el teatro del Siglo de Oro. El 10 de julio de 1932 un grupo de universitarios, adiestrados por el poeta granadino, montaron un escenario en la Plaza Mayor de Burgo de Osma (Soria) donde tuvo lugar la primera representación de La vida es sueño, el auto calderoniano, ilustrado con aderezos de Benjamín Palencia. El propio Federico dio vida al personaje de La Sombra. A partir de esa noche, La Barraca recorrió buena parte de Castilla, Galicia, Cantabria, la Rioja… hasta llegar, a lo largo de cinco años de actividad, a casi todos los rincones del país.

FOTOS: Antonio Ramón Barrera