La Compañía Nacional de Teatro Clásico recibirá el 12º premio Corral de Comedias

1.-En-la-vida-todo-es-verdad-y-todo-es-mentira-©-Foto--Ceferino-Lopez

El galardón le será entregado el próximo 5 de julio durante la jornada inaugural de la 35ª Edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

La Compañía Nacional de Teatro Clásico ha sido distinguida con el 12º Premio Corral de Comedias. Este galardón ha sido concedido por unanimidad en la reunión del Patronato de la Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro llevada a cabo el pasado 8 de mayo. Dicho galardón será entregado en la ciudad de Almagro durante la jornada inaugural de la 35ª Edición del Festival que tendrá lugar el jueves 5 de julio. Con este Premio, el Festival pretende reconocer la trayectoria de la Compañía a lo largo de sus veintiséis años de recorrido y su labor a la hora de recuperar, preservar y promocionar el teatro clásico español.

 

CNTC

Fue en 1986 cuando, por orden de Jose Manuel Garrido, Adolfo Marsillach y su equipo, formado por Mª Teresa Quesada, Sandra Rotondo, Patricia Calot, Rafael Ribes, Lola Hisado, Carlos Cytrynowski, Lorenzo Armesto, Salbi Senante, Olga Moliterno, Roberto Alonso y Rafael Pérez Sierra, ponen en pie la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) con el objetivo de recuperar, preservar y difundir el patrimonio del teatro clásico español, una de las señas de identidad más significativas de nuestra cultura y de los valores de nuestra lengua e historia.

La obra elegida para poner en marcha la trayectoria de esta compañía, fue El Médico de su honra de Calderón de la Barca, con revisión de Rafael Pérez Sierra y dirección escénica de Adolfo Marsillach. Un montaje que iniciaba el fecundo recorrido que la CNTC ha dibujado hasta nuestros días, bajo la dirección de Adolfo Marsillach, Rafael Pérez Sierra, Andrés Amorós, José Luis Alonso de Santos, Eduardo Vasco y Helena Pimenta, actual directora de la compañía, completando un total de setenta y dos producciones, incluyendo el inminente estreno de La vida es sueño en la 35ª edición del Festival. Todos ellos han tratado de buscar un acercamiento a los clás2.-En-la-vida-todo-es-verdad-y-todo-es-mentira-©-Foto--Ceferino-Lopezicos desde la modernidad, intentando conectar con la sensibilidad del espectador de hoy, alejándose de una mera visión estanca e historicista.

El nacimiento de la CNTC, que se fraguó en Almagro, suponía también el inicio de una sólida y prolífica relación con el Festival de Teatro Clásico de la localidad. Tras su paso por diversos espacios escénicos, como la Plaza de Santo Domingo, la Compañía Nacional de Teatro Clásico estrena su sede en el Hospital de San Juan de Almagro en 1994, emblemático proyecto del escenógrafo y arquitecto Carlos Cytrynowski. Desde 1986, el Festival de Almagro ha sido testigo de cada estreno de la CNTC y juntos han intentado situar el teatro clásico en el lugar que se merece, confiando para cada nuevo proyecto en los más destacados escritores (Carmen Martín Gaite, Luis Alberto de Cuenca o Fernando Savater), los más relevantes directores de escena (Miguel Narros, José Carlos Plaza, Pilar Miró o Calixto Bieito) y autores tan premiados como Juan Mayorga, Torrente Ballester o Francisco Ayala. Los más respetados actores y actrices fueron y siguen siendo la cara visible de nuestros clásicos: Amparo Rivelles, Jesús Puente, José María Pou, Juan Gea, Ana Gracia, Carlos Hipólito, Adriana Ozores, Blanca Portillo y un largo etcétera...

Un mapa de nombres que no hace sino reforzar el sello de calidad que impregna a esta compañía, que ha sabido crecer y cristalizar su legado en otros apéndices escénicos como la Escuela de Teatro Clásico, nacida en 1987, y la Joven Compañía, en marcha desde hace cinco años. La CNTC ha sabido desarrollar un espacio de información e investigación, un lugar de estudio y análisis sobre el teatro clásico, contribuyendo al conocimiento y divulgación del mismo, así como a impulsar y mantener el concepto de teatro como servicio público, tomando bienes culturales compartidos para trasladarlos de manera productiva a la vida de los ciudadanos, “garantizando que los clásicos sean parte de la cultura cotidiana del espectador”, comenta Eduardo Vasco, Director de la CNTC de 2004 a 2011. Labor que no solo le otorga un sentido en el presente si no que trasciende y mira al futuro, lugar exclusivamente reservado a los clásicos. La existencia de una compañía de estado que protegiera y difundiera todo el legado clásico no era para Adolfo Marsillach “algo necesario en un sentido estricto, pero sí deseable en otros muchos sentidos, incluido el común”.

Revisar la trayectoria de la CNTC es, por lo tanto, abarcar y entender la historia del Teatro Clásico en España. A lo largo de estas más de dos décadas, la compañía ha sabido devolver a la escena clásicos de nuestro teatro con impecable factura. Desde las obras más celebradas del Siglo de Oro Español bajo la autoría de nombres como Lope, Cervantes, Tirso, Moreto o Alarcón, a otras de perfil internacional, como El Misántropo de Molière. El premio Corral de Comedias del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro le ha sido concedido anteriormente a Nuria Espert (2011), Francisco Nieva (2010); José Carlos Plaza (2009); Declan Donnellan Y Nick Ormerod (2008); Norma Leandro (2007); Vanessa Redgrave (2006) y Michel Piccoli (2005); Royal Shakespeare Company y Miguel Narros y Andrea D’odorico (2004); Francisco Ruíz Ramón y José María Flotats (2003); Miguel Narros y Antonio Gades (2002); y Comédie Française y Fundación Teatre Lliure (2001).