La presentación del libro “Cirilo Vara, primer arquitecto provincial”, cerró una concurrida conmemoración del Día del Libro

Teatro Municipal

Afammer y Arte y Comunicación. Calatrava celebraron también el Día dedicado a los libros

Almagro celebró el Día del Libro con varios actos que se desarrollaron durante todo el día. Por la mañana, alumnos del colegio Diego de Almagro visitaron la biblioteca y en todos los centros educativos celebraron el Día dedicado a los libros con la lectura de cuentos, historias, además de realizar marca páginas o recitar poesías. También Arte y Comunicación. Calatrava sacó los libros a la calle y repartió rosas entre todas las personas que adquirieron un libro, además de un descuento del 10%.

Por la tarde, la asociación de mujeres Afammer salió a la Plaza Mayor y repartió libros y piruletas. Los actos conmemorativos finalizaron con la presentación de libro Cirilo Vara, primer arquitecto provincial, aunque hoy, las actividades relacionadas con el Día de Libro como la lectura de fragmentos de El Quijote y de obras de Shakespeare que tendrá lugar a las 21 horas en Casa Grande.

El alcalde de la ciudad, Luis Maldonado, asistió a la presentación del citado libro del que dijo que es “un libro ameno, de escritura ágil y de gran trascendencia histórica para Almagro” Maldonado aprovechó para felicitar a Arte y Comunicación. Calatrava por la iniciativa cultural llevada a cabo “que es la primera vez que los libros salen a la calle en Almagro en el Día del Libro”. El responsable de “Arte y Comunicación. Calatrava”, Francisco J. Martínez Carrión, dio la bienvenida a los asistentes y se felicitó por el éxito de participación en la jornada del Día del Libro, a la vez que agradeció a los numerosos almagreños y visitantes que se acercaron al stand instalado en la calle San Agustín con toda clase de libros.

En la presentación del libro, Maldonado recordó la ingente obra del arquitecto Cirilo Vara en el siglo XIX en Almagro: “Ahí está el Teatro Municipal, que, a pesar de las reformas del siglo XX, mantiene lo fundamental del diseño de Cirilo Vara como la forma de elipse o herradura, con una excelente acústica y visión. En la última restauración se ha recuperado la idea original de Cirilo Vara para la fachada, por lo que ha vuelto a sus orígenes”. También recordó el alcalde el paso de Cirilo Vara por el edificio del Ayuntamiento, “de cuya obra no queda nada” y del Paseo del Estación “cuyo diseño, sobre todo en los semicírculos de entrada y salida, siguen siendo los originales de Cirilo Vara”. Maldonado concluyó su intervención alentando a Concha Moya para que perseverase en su proyecto de centrar su tesis doctoral en la arquitectura de las prisiones del siglo XIX en Ciudad Real, a pesar de la escasa documentación que existe en la actualidad.

Concha Moya

La autora, Concepción Moya, detalló el proceso de elaboración de su investigación, concretando que el libro se divide en dos partes, la descripción de la actividad profesional del propio Cirilo Vara y, en segundo lugar, la descripción del sistema carcelario en la provincia de Ciudad Real en el siglo XIX, con los proyectos de construcción de tres prisiones en Ciudad Real, Manzanares y Valdepeñas, de la que sólo se construyó la última. La importancia de estos proyectos y de la intervención de Cirilo Vara es la introducción en Ciudad Real de la filosofía o modelo carcelario Panóptico, que introdujo la racionalidad en la construcción de estos edificios, que consistía en un sistema radial con una gran torre en el centro que facilitaba la visibilidad y la acústica y, con ello, un mejor control de los presos y trabajadores con un menor gasto.

Sobre los proyectos de Almagro, Moya analizó las intervenciones de Cirilo Vara en el Teatro Municipal y sus continuas controversias y polémicas con el maestro de obras municipal, Basilio Ruyloa, aunque siempre se impusieron las tesis más modernas y avanzadas de Vara. La autora calificó de “muy moderno y avanzado el proyecto del Teatro Municipal de Almagro, sobre todo en acústica y visibilidad”, lo que significaba introducir en la provincia de Ciudad Real el modelo de teatro de planta elíptica o italiano, lo que fue todo un éxito.

Moya se detuvo en detallar la introducción del revolucionario sistema Panóptico en la construcción de cárceles de la provincia de Ciudad Real, descripción que ocupa la segunda parte de su libro. “Este sistema radial, con una torre de vigilancia y control en el centro, era funcional, práctico, económico y seguro” y supuso, según la autora, el fin del tipo de prisiones anteriores, todas ellas en muy mal estado físico o en ruinas. “El nuevo modelo introdujo, además –concluye la autora- la filosofía de la redención y posible recuperación de los presos mediante la instalación de talleres de formación profesional o de sistemas para enseñar a escribir y a leer a los condenados”.

El acto concluyó con un intenso debate entre los asistentes y la autora en torno a la figura de Cirilo Vara y, sobre todo, del modelo Panóptico de cárceles, que ha llegado hasta la actualidad y que ha sido superado por las nuevas tecnologías de vigilancia y control.