Campo de Calatrava estudia cómo financiar la nueva planta de ósmosis

Consorcio aguas

El consorcio, que preside José Luis Soto, solicita la colaboración de la Administración regional para buscar una salida para unas instalaciones en las que se invirtió 1,5 millones de euros

El Consorcio para el Abastecimiento de Agua del Campo de Calatrava estudia soluciones para poder hacer frente económicamente a la puesta en marcha de la planta de ósmosis que mejoraría la calidad en los 12 pueblos que consumen agua del pantano de la Vega del Jabalón. Una situación que planteó el presidente del consorcio, José Luis Soto, al delegado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, Antonio Lucas-Torres, en su última reunión, ya que piden la colaboración de la Administración regional para buscar una salida para unas instalaciones en las que se invirtió 1,5 millones de euros.

 

Soto, que es también concejal de Urbanismo de Almagro, explicó a La Tribuna que esta problemática “viene coleando desde 2003”, cuando se toma la decisión de construir la planta de ósmosis inversa, “que no fue la obra más acertada”. Esta planta, finalizada en 2007, no se podía poner en funcionamiento porque la alta cantidad de materia orgánica hacía que las turbinas y filtros con las que funciona se colapsen a las pocas horas de entrar en servicio. Por este motivo, se construyó una preplanta “que viene a adaptar las instalaciones antiguas a este siglo XXI, porque eran bastante obsoletas y no producían una depuración pura para incorporar ese agua a esa ósmosis inversa”, detalló Soto.

Una vez que estas obras de mejora han concluido, algo que ocurrió en diciembre del año pasado, e incluso ya se han realizado las pruebas de depuración, ahora la puesta en marcha de la planta de ósmosis inversa se enfrenta a otros problemas: su financiación. El presidente del Consorcio del Campo de Calatrava aclaró que el funcionamiento de todas estas instalaciones “deriva en que el precio que se va a pagar por ellas es demasiado elevado para los vecinos”. “Una serie de errores que se han ido produciendo con anterioridad y que ahora estamos en fase de atraer la colaboración de la Delegación de la Junta para intentar tomar medidas los municipios que forman el consorcio”, indicó Soto, quien añadió que la cuantía económica que supone su entrada en funcionamiento todavía está por determinar, pero «es demasiado elevada».

Soto reconoció que tienen una propuesta de la empresa que gestiona las instalaciones de la planta potabilizadora de la Vega del Jabalón. “Mi obligación es cotejar si las cuantías que se nos han trasladado se ajustan a un criterio razonable o no, estamos trabajando en ello. Se han contratado los servicios de una empresa para asesorarnos y se está preparando el proyecto”, aseguró, a lo que agregó que cuando se tenga toda esta información se comenzarán a dar nuevos pasos “para intentar conseguir esa agua de calidad que tanto se necesita en la comarca”. Sin embargo, José Luis Soto subrayó que el agua sí ha mejorado “muchísimo” sin necesidad de que entrara en funcionamiento la planta de ósmosis. “Es una calidad más elevada que la que se tenía anteriormente, pero para dar ese paso de calidad que todos buscamos se tendría que poner en marcha la planta, porque el agua que está embalsada es de una dureza importante, difícil y que deriva en un proceso de depuración sumamente costoso”. Por eso, de momento, el consorcio trabaja con la preplanta y se ha dejado apartada la de ósmosis hasta conocer su viabilidad.

El Consorcio para el Abastecimiento de Agua del Campo de Calatrava beneficia a unos 40.000 vecinos de los municipios de Almagro, Bolaños, Cañada, Calzada, Caracuel, Corral, Granátula, Moral, Pozuelo, Valenzuela y Villar del Pozo.