Sábado, 15 Agosto 2020
A+ R A-

Hemeroteca Años

Imágenes de Jesús y la Esperanza embellecerán el recorrido de la procesión del silencio

  • Publicado el Lunes, 26 Marzo 2012 00:30

Procesión del Hambre, Viernes Santo

La Hermandad de San Juan también pretende estrenar unos broches para la faldilla de la carroza del Señor de San Juan, realizadas en el taller de orfebrería de Ramón Orovio en Torralba de Calatrava

La Hermandad de Jesús de las Tres Caídas y María Santísima de la Esperanza es una de las grandes protagonistas del Viernes Santo en la Semana de Pasión almagreña, ya que organiza y protagoniza dos de las procesiones que despiertan más devoción entre los vecinos: El Silencio y El Hambre. Por la noche, participa también en la procesión del Santo Entierro junto al resto de hermandades.

José Montero, Antonio Villaverde y Miguel Ángel Chaves, presidente, tesorero y vocal y capataz del trono del Señor de San Juan, respectivamente, explicaron en Onda Almagro las últimas noticias de la hermandad, que esta Semana Santa pretende estrenar unos broches para la faldilla del trono del Señor de San Juan, que están finalizando en el taller de orfebrería de Ramón Orovio en Torralba de Calatrava. Además, y también como novedad, embellecerá el recorrido de la procesión de El Silencio con colgaduras en los balcones con las imágenes del Cristo y la Virgen de la Esperanza.

 

Miguel Ángel Chaves indicó que la cuadrilla de portadores que saca a varal el paso del Señor de San Juan se mantiene en cifras similares a las del año anterior, en torno a 60, gente, añadió el capataz, “con la que es muy fácil y merece la pena trabajar”. Precisamente, uno de los momentos más emotivos para esta hermandad es la salida y entrada del paso en la ermita de San Juan, tanto por la belleza del momento como por su dificultad.

Por último, Antonio Villaverde explicó que a San Juan le cuesta entre 2.500 y 3.000 euros salir a la calle en Semana Santa (flores, banda de música, portadores, cera…). En este sentido, el tesorero subrayó que el cambio de ubicación del mercadillo municipal va a afectar “bastante” a las cuentas de la hermandad, porque perderán gran parte de los donativos que los fieles dejaban los miércoles en la ermita cuando aprovechaban para visitar las imágenes del Cristo y la Esperanza.