El Ayuntamiento trabaja en la limpieza de los excrementos de las palomas de las calles San Agustín y Madre de Dios

Dos operarios del servicio de limpieza se esmeran durante varias horas y dos días a la semana en la eliminación de estas deposiciones que se concentran, principalmente, en los alrededores del centro de ocio, la biblioteca municipal y las iglesias de san Agustín y Madre de Dios

La población de palomas en las ciudades se ha convertido en un problema para los ayuntamientos que ven cómo sus calles y edificios públicos se llenan de la suciedad, los excrementos que dejan estas aves que han convertido las fachadas y campanarios, principalmente, en sus hogares. Almagro tampoco se ha librado de esta situación más que incómoda y desde hace varios meses, parece que la población de palomas ha aumentado a raíz del número de excrementos que se pueden ver en diferentes calles como las céntricas calles San Agustín y Madre de Dios.

 

El Ayuntamiento almagreño trabaja desde varios meses en la limpieza de estas heces que se pegan en las aceras, sobre todo, alrededor de la iglesia que da nombre a la calle, así como a la altura donde se ubica la entrada de la biblioteca municipal situada también esta vía, la calle San Agustín.El alcalde de Almagro, Luis Maldonado, mostró su preocupación por este tema que ya se trató en el último pleno e indicó que se están estudiando los métodos que hay para controlar las palomas, métodos de captura, para ahuyentarlas como sensores o elementos disuasorios para evitar que aniden en los edificios. El edil almagreño explicó que se están contrastando las medidas que están tomando otras poblaciones con el objetivo de controla su presencia.

Hasta la fecha, el Consistorio trabaja en la limpieza de estas vías y lugares que acumulan mayor concentración de excrementos de palomas. Concretamente, dos operarios del servicio de limpieza del Ayuntamiento se esmeran durante varias horas y dos días a la semana en la eliminación de estas deposiciones que son muy difíciles de arrancar del suelo y que se concentran, principalmente, en las fachadas del centro de ocio, la biblioteca municipal y las iglesias de san Agustín y Madre de Dios.