Jueves, 14 Noviembre 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

La profundidad de Antonia Contreras echó el telón al encuentro nacional de poesía

  • Publicado el Sábado, 29 Octubre 2011 00:00

El público llenó hasta la bandera el Teatro Municipal de Almagro

"Cantar es para mí no sólo una forma de entender la vida, sino la vida misma. Y concibo el cante como algo que, desde la intimidad, se comparte, porque no tiene razón de ser la expresión de los sentimientos si se entiende solamente como una manifestación individual". Así describe su arte Antonia de la Cruz Contreras, Antonia Contreras, la cantaora flamenca que, acompañada de Chaparro de Málaga a la guitarra, colgó el cartel de "aforo completo" en la última actuación de la 27 edición del Encuentro Nacional de Poesía que tradicionalmente organiza la Diputación provincial en el Teatro Municipal de Almagro.

 

La cantaora, quien comenzó con una nana de Manuel de Falla y adaptó textos de León Felipe por malagueñas ("Por la llanura manchega se ve la figura de don Quijote pasar....), es una artista inquieta que, de manera permanente, busca nuevas vías a su expresión. Y las ha encontrado, y de qué manera, en las inquietudes, en las zozobras y en el sentir de poetas que, con sus versos, trasladan sentimientos que se encuentran con los palos del flamenco en un espacio común que emocionó al numeroso público que abarrotó el Teatro Municipal de la villa encajera.

Tal y como describen con acierto en nota de prensa ficilitada por la Diputación Provincial de Ciudad Real, estuvo profunda Antonia Contreras cantando con maestría a los poetas, entre ellos autores también autores menos conocidos como Salvador Rueda y Concha Méndez, a quien ha homenajeado por soleá. Dejó patente en tierras manchegas esta cantaora malagueña que en el mundo del cante es ya una artista de proyección prometedora, recia en las formas y profunda en la expresión, sensible a los más auténticos elementos que conforman la cultura tradicional del flamenco. Entre los espectáculos que ha ofrecido más recientemente destaca los que ha protagonizado en sus giras por Francia, España, Japón, Portugal, Brasil, Bulgaria, así como la grabación con la orquesta Poitou-Charentes, dirigida por Jean François Heisser, del clásico Manuel de Falla, en su versión de 1915.