El Ayuntamiento de Almagro colabora en la restauración de dos lienzos del Convento de los Dominicos

Antiguos alumnos trabajan de manera desinteresada en la recuperación de dos pinturas situadas en el comedor

Almagro es una de las ciudades de Castilla-La Mancha con mayor legado histórico artístico. Una peculiaridad que le hace uno de los lugares más bellos y más visitados que se conservan y permite retrotraernos varios siglos y trasladándonos a aquellos escenarios que antaño ocuparon nobles, frailes, compañías de teatro e incluso estudiantes universitarios.

Conservar todo este conjunto histórico-artístico es muy costoso. Sus vecinos se afanan cada año en mostrar la mejor cara de sus viviendas, el Ayuntamiento hace lo propio con los edificios públicos y las congregaciones también trabajan por mantener sus conventos y templos muestra innegable de la presencia religiosa en la localidad, capital y sede de los Maestres de la Orden de Calatrava.

 

Una de las órdenes religiosas que se instalan en Almagro fue la de los Padres Dominicos que continúa hasta hoy en el Convento de la Asunción de Calatrava. Un edificio, declarado monumento en 1931, muy conocido por su claustro, perfecto en sus dimensiones que data del siglo XVI y que acogió a jóvenes de 10 a 16 años hasta mediados de los años 70. Precisamente un grupo de estos alumnos que ahora están jubilados guardan un grato recuerdo de su estancia en el convento y año tras año se reúnen para intercambiar sus experiencias y recuerdos. De uno de estos encuentros ha nació la idea de colaborar para que el convento se mantenga lo mejor posible. Por ello, de manera desinteresada, un grupo de estos antiguos alumnos, de la promoción de 1956, han comenzado a restaurar dos lienzos de 5 metros de largo x casi 3 metros de altura que decoraban las paredes del antiguo comedor donde no hace muchos años comían más de 200 niños.

Recuperar los recuerdos de su infancia

Andrés Pertíñez Carrascosa lidera este grupo que ha comenzado, en colaboración con el Ayuntamiento, a recuperar estos dos cuadros. El Consistorio ha puesto a su disposición todos los medios materiales de los que disponen así como el personal técnico que precisen para la restauración. Pertíñez, al igual que el resto de colaboradores, no vive en Almagro ni en la región. Pero la distancia no es un problema y durante los próximos meses este grupo de antiguos alumnos se desplazarán a la ciudad de su infancia para recuperar estas dos pinturas que representan parte de su vida: “Para nosotros Almagro es nuestra madre, estamos repartidos por toda España, Andalucía, Cataluña… El convento era nuestra vida; los Padres Dominicos nos imprimieron unos valores: la humildad, la obediencia, la austeridad, el amor al estudio y el respeto a los demás que no hemos olvidado”. Ahora, ellos quieren devolver esta generosidad que recibieron y trabajan en la restauración de estos dos lienzos de lino muy estropeados: “Los vamos a dejar como si no hubiéramos estado rotos ni estropeados, trabajaremos en la recuperación de las pinturas con la ayuda del Ayuntamiento que, entre otras cosas, va a elaborar nuevos bastidores y reforzar con otra tela por la parte trasera ambos lienzos los cuadros”, finalizó el coordinador del grupo de antiguos alumnos.