Viernes, 06 Diciembre 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

Humedales Almagreños

  • Publicado el Jueves, 21 Octubre 2010 00:30

El guarda forestal del Ayuntamiento de Almagro presenta los monumentos naturales situados en el término municipal: Maar de Cervera, la Laguna del Acebuche y el volcán de los Frailes…

El anterior invierno y la primavera de este año de 2010 han sido ricos en prodigios naturales para nuestro término municipal. Cuatro nevadas y una cantidad de litros por metro cuadrado que ni los más viejos del lugar recordaban. El arroyo Pellejero llegó a correr en alguna ocasión pero quién realmente corrió y con bravura más de un mes, fue el arroyo Cuetos, que pasa por el santuario de la Virgen del Monte y por el de las Nieves. Ambos se juntan cerca del paraje de la Colonia y juntos inundaron todas las parcelas cercanas a la ermita de San Isidro de Torralba de Calatrava para llevar el agua a su destino: el Guadiana, cerca del Castillo de Calatrava la Vieja. Este hecho de ver al Pellejero tributando sus aguas al Guadiana si que hay que anotarlo en los anales de la historia contemporánea por inusual y mágico. Esperemos que podamos volver a contemplarlo. Toda esta fenomenología extrema o natural, según se mire, ha dejado nuestro término municipal salpicado de lagunas y de vida. Pudimos contemplar hace tiempo una bandada de flamencos señoreándose a sus anchas por los Navajos y cerca de la Planta de Residuos en la carretera de Valdepeñas aún se puede contemplar los efectos de la laguna de Tiracarza, repleta de cigüeñas, garzas y gaviotas.

 

Pero dentro de nuestro término municipal tenemos dos Monumentos Naturales asociados a la gran actividad volcánica que sufrió el Campo de Calatrava entre el Plioceno y el Cuaternario, que desconocemos por la lejanía de estos con nuestras murallas urbanas. Nos referimos al Maar de Cervera y a parte del Macizo de Calatrava, concretamente a la Laguna del Acebuche y al volcán de los Frailes, entre las fincas de las Setecientas Altas y Bajas, lindando con el Santuario de la Virgen de los Santos de Pozuelo de Calatrava.

El Maar de Cervera fue declarado Monumento Natural el 5 de octubre del 1999 y tiene una superficie de 284 hectáreas Se trata de un cráter freatomagmático de 1.000 m. de eje mayor y 140 m. de profundidad máxima. Las oleadas de piroclastos fueron lanzadas a varios kilómetros de distancia. 
El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha aprobó el día 24 de junio del 2008 el decreto por el que se declara el Monumento Natural del Macizo Volcánico de Calatrava, ubicado entre Almagro, Argamasilla de Calatrava, Pozuelo de Calatrava, Ballesteros de Calatrava y Aldea del Rey, en Ciudad Real. El Macizo comprende 3.970 hectáreas y constituye la unidad volcánica más extensa y mejor conservada existente en la comarca del Campo de Calatrava.

La hoya del Acebuche

La hoya del Acebuche o de Los Frailes, es un amplio cráter de forma semicircular de 1.600 m. de diámetro y 80 m. de profundidad. Abierto al este, la laguna que temporalmente lo ocupa, se sitúa entre las paredes de cuarcita y el reborde que forman los depósitos de las oleadas piroclásticas que en forma de lengua se orienta a levante en una longitud de alrededor de 2.500 m. El final de las erupciones está marcado por la emisión de lavas en gran cantidad que dan origen a un edificio en forma de cúpula, de reducidas dimensiones -volcán de Los Frailes- que emite coladas hacia el oeste y hacia el sureste. Esta última tiene una longitud de más de 5 Km confluyendo cerca de Aldea del Rey con las coladas de los volcanes de La Encina y Cuevas del Alguacil. Estos dos Monumentos Naturales se han visto rejuvenecidos por la llegada de estas copiosas y abundantes lluvias y han retomado su carácter húmedo, dando lugar a un hábitat lleno de vida y belleza. Y es por esto por lo que queremos compartir estas fotos con todos los vecinos de Almagro e invitar a todos a que se acerquen a descubrir estos parajes tan nuestros y tan desconocidos a la vez.

Será sencillo ir en coche hasta el Maar de Cervera, ya que podemos dejarlo justo pasando la puerta de entrada de la Finca de Cervera en la carretera que va de Ciudad Real a Aldea del Rey. Encontraremos un pequeño aparcamiento y una senda que nos sube al cráter que abrió la tremenda explosión freatomagmática en las crestas de cuarcita de la sierra del Arzollar. Alojado en el fondo de ese cráter vemos una lámina de agua que da cobijo a numerosas especies vegetales y animales, además de brindarnos una panorámica inmejorable. Para ir llegar hasta la Laguna del Acebuche será más complicado, aunque en bicicleta o andando no lo será tanto. Para los amantes de la bici de montaña, saldremos de Almagro, pasando por Valenzuela tomaremos el camino del Río que nos conducirá a la finca de la Nava y de allí al puente romano del Alguacil sobre el río Jabalón, que esta primavera ha mostrado sus escrituras de propiedad con decisión. Este puente del Alguacil, que algunos catalogan como de época romana, cosa nada descabellada por situarse cerca de la nombrada ciudad romana de Cervera, se haya en un estado más que preocupante, pero aun así ha soportado con gallardía la embestida del río y la de los camiones que a diario lo atraviesan. Dicho puente romano esta situado en el término municipal de Almagro, y estamos esperando el milagro de que alguien, de una vez por todas, ponga un poco de atención sobre este elemento histórico destacado y no dejemos que la desidia, el desconocimiento y la insensibilidad nos lleve a tener que perderlo para siempre. Cosa que seria muy triste y diría muy poco a nuestro favor.

Pues dicho esto, salvaremos el puente romano del Alguacil y la carretera de Aldea a Ciudad Real, para seguir los pasos de los antiguos pastores mesteños que recorrían la Cañada Real Soriana Oriental rumbo al Valle de Alcudia. Sin perder esta cañada y una vez pasadas las casas y las naves de las Setecientas Bajas, a nuestra derecha aparecerá la Laguna del Acebuche y el Volcán de los Frailes. También es sencillo llegar hasta aquí desde la ermita de la Virgen de los Santos, tomando el camino de Ballesteros a Aldea saldremos a la Cañada en la casa de las Setecientas Bajas. Os invitamos por ello a disfrutar de nuestros humedales que con un poco de suerte y de lluvia que tengamos este invierno y esta primavera sobrevivirán unos cuantos meses más, aportando biodiversidad, belleza y vida a nuestro municipio. Por lo que a tiempo estamos de poder contemplarlos en su máxima expresión. No se lo pierdan, disfrútenlos.
[Ver algunas imágenes]