Jueves, 14 Noviembre 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

La trigésimo tercera edición arranca con una cabalgata barroca de ilustres escritores de los siglos XVI y XVII

  • Publicado el Sábado, 03 Julio 2010 00:30

Francisco Nieva recibió aplausos y vítores mientras caminaba por la Plaza Mayor hasta el Claustro del Museo Nacional de Teatro

El homenajeado Francisco Nieva del brazo de la directora del Festival, Natalia Menéndez, salió del Corral de Comedias en medio de una nube de confetis y de grandes ovaciones del público que se congregó en la Plaza Mayor. El maestro de las letras caminó acompañado de ilustres poetas del siglo XVI y XVII hasta el Claustro del Museo del Teatro donde tuvo lugar el cóctel de inauguración de la 33 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. A su paso por la Plaza Mayor, el escritor valdepeñero recibió aplausos y vítores a los que no dudaron en sumarse el alcalde de Almagro, Luis Maldonado o el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Mientras se celebraba el cóctel, en la Plaza Mayor comenzaba el espectáculo barroco. Por el escenario pasaron Lope de Vega, Miguel de Cervantes, Quevedo, Shakespeare, señores de Fugger e incluso los Reyes de España, Felipe IV y Juana de Austria. La representación consistió en un recital de fragmentos de obras de los grandes de la literatura de la época. La música del espectáculo llegó de la mano de algunos de los miembros de la Banda de Música de Almagro, que caracterizado con maquillaje y traje de época bien parecían músicos del siglo de Oro que a través del tiempo habían llegado directamente a Almagro para asistir al Festival.

 

La anécdota del espectáculo llegó de la mano de un vecino. El público almagreño allí congregado observaba con gran sorpresa como su paisano, Juan Vicente Guzmán Fernandez, también se atrevía a recitar unos versos. En todo momento el espectáculo contaba con la participación del numerosísimo público que abarrotaba la insigne plaza. Después, del recital todos los poetas y dramaturgos se dirigieron al centro de la Plaza Mayor para realizar como colofón a la noche, un gran baile.