Amancio Prada y Juan Carlos Mestre pusieron el punto y final a la 24ª edición del Encuentro Nacional de Poesía

Clic para ver en mayor tamaño

Nuevo éxito de Amancio Prada en Almagro. No podía ser menos. El público no le defraudó y le arropó con una gran ovación que también estuvo dedicada, y así fue compartida, al poeta Juan Carlos Mestre y al violonchelista Carlos Cardinaal. Todo perfecto, como la organización esperaba. Esto pasó el viernes por la noche en el interior de la iglesia de Las Bernardas de la ciudad encajera, donde se ha celebrado, un año más con gran éxito, el Encuentro de Poesía Española que la Diputación de Ciudad Real organiza en colaboración con el Ayuntamiento de Almagro. Con "Elogio de la palabra" se daba por terminada la vigésimo cuarta edición de los Encuentros Poéticos, que este año han reunido además en un "Viaje a Ítaca"a Algarabía Teatro; a Saturnino García con "Tiempo de poetas" y a Veneranda Dies Ensemble con un repertorio de música y poesía del Medievo.

Amancio Prada ofreció con Mestre, el recital "Elogio de la palabra", un magnífico espectáculo poético-musical, cargado de fuertes emociones que unen la música y la poesía sobre textos de tradición oral de Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Rosalía de Castro, San Juan de la Cruz, del mismo Amancio Prada y de Juan Carlos Mestre, que recitó sus propios poemas. Toda una fusión de voces y música. Un diálogo entre poesía recitada y cantada con acompañamiento del acordeón de Mestre, del violonchelo de Cardinaal, y de la guitarra y zanfoña de Prada. "Se trata de un recital que hemos presentado en diferentes teatros de modo muy alternado en el tiempo y mantenemos viva esa llama de la poesía cantada. La poesía que ha sido el motor e inspiración de mi carrera de artista desde "Vida e Morte", hace ahora 34 años", comenta Amancio Prada.

Prada es un asiduo de los Encuentros de Poesía de Almagro. Esta es la tercera vez que acude a la llamada de esta actividad de la Diputación de Ciudad Real. La última vez fue hace cuatro años, en 2004, con un espectáculo muy en su línea, como no podía ser menos, "Poesía y canción". Que un evento de este cariz siga manteniéndose en el transcurso de los años, a pesar del interés minoritario que parece tener la poesía, no deja de sorprenderle y está convencido de que su permanencia y su éxito es mérito de todos, "de la organización, de los poetas y músicos, y del público que lo sostiene con su presencia, algo poco común", indica, recordando que guarda un grato cariño de Almagro y sabedor de que de esta población siempre ha recibido una respuesta masiva a un recital poético. No obstante, toma sus precauciones y espera no defraudar en esta ocasión. "Cada recital tiene su público, que en Almagro ya está entrenado y es muy elocuente, porque como decía Antonio Machado, la elocuencia está tanto en el que habla como en el que escucha, y coincide que Almagro es una ciudad privilegiada en muchos aspectos y también por supuesto en el de las artes escénicas. Me hace ilusión estar en Almagro porque sucede que cuanto más voy a un sitio más vuelvo. Se establece una complicidad, una necesidad de celebrarlo".

Amancio Prada y Juan Carlos Mestre han recreado en este recital un paisaje emocional que tiene las raíces en la tierra natal de ambos, El Bierzo. "Son textos a raíz de la primera canción que compuse sobre la poesía de Mestre "Antífona del Otoño en el Valle del Bierzo", libro con el que obtuvo el premio Adonais en 1985. Como se trata de un poema muy largo, pensé que mejor que cantarlo todo podía alternar pasajes dichos por Mestre. A partir de ahí fueron surgiendo poemas y canciones sobre su poemario y así fuimos hilvanando ese recital entorno a la palabra poética", explica. Sobre Mestre apunta la amistad que les une desde hace tiempo. "Los dos somos del Bierzo y yo admiraba su obra desde los 80 que la conocí. Es una poesía con un halo romántico y una fuerza ética extraordinaria".

"Elogio de la palabra" es un espectáculo en el que se va alternando el canto con la palabra, constituyendo un recital bello y mágico en el que cada uno de los artistas hace un recorrido por su obra. En definitiva, poesía y música, música y poesía. Un regalo para los sentidos y para llegar al alma de los espectadores. La belleza de los textos declamados, los poemas musicados, la maestría interpretativa de Prada, la sobrecogedora voz de Mestre, y la melodía triste y alegre, dulce y amarga, seductora y desgarradora, que confluyen de instrumentos como la guitarra, el acordeón, la zanfonía o el chelo, invitaron en todo momento al público a la reflexión, a la meditación, al embelesamiento, a la emoción.

Desde que en 1974 editara su primer disco, "Vida e Morte", Amancio Prada cuenta con casi una treintena de grabaciones discográficas, más algunas reediciones, como la citada "Vida e Morte" o "Rosas a Rosalía", en 2008. "Vida de artista", sobre el cantautor francés Leo Ferré es uno de sus últimos álbumes, que precisamente la próxima semana, del jueves 6 al domingo 9 de noviembre, se presentará en el Teatro Bellas Artes de Madrid. Después le esperan en San Juan de Puerto Rico, y enseguida de vuelta a España, donde le aguardan conciertos en Ponferrada (15 de noviembre), Guadalajara (25 de noviembre), Avilés (28 de noviembre) y el Teatro Café de la Dance, en París (1 de diciembre), Granada, Málaga...

Por último, hablamos del público que es asiduo de sus conciertos. Nota que los jóvenes se van incorporando, "menos mal, aunque no tanto como deseáramos" y echa la culpa de ello a los medios de comunicación y en especial a la televisión, que vive de espaldas. "Es una vergüenza, dado que la televisión es la ventana para que los jóvenes se puedan asomar y tener noticias de lo que se está haciendo. En los últimos tres años habré dado más de quinientos conciertos y solamente he sido invitado por televisión en un programa de libros para interpretar dos canciones. El único consuelo es que no soy yo el único". Considera que son motivos suficientes y concluye confiado diciendo que, "la gente no puede apreciar lo que desconoce, por lo que nos queda la esperanza de que se vaya incorporando gente joven por otros vericuetos que surgen y que provocan una empatía y una simpatía".

Con Amancio Prada y Juan Carlos Mestre se ha cerrado el telón del 24º Encuentro de Poesía Española. La Iglesia de Las Bernardas, en Almagro, se fundió el viernes en una sonora ovación proveniente de los largos, calurosos y emotivos aplausos de un público identificado con ellos, pero también con espectadores ávidos de impregnarse de esa simbiosis entre poesía y música.