La tempestad (en un vaso de agua), una puesta en escena original, imaginativa e innovadora para todos los públicos la Escuela superior de Arte Dramático de Murcia.

La versatilidad de las actrices dejó boquiabiertos a los espectadores en la única función del sábado por la mañana en Las Bernardas

El público que asistió en la mañana del sábado a la representación La tempestad (en un vaso de agua) en la iglesia de Las Bernardas salió entusiasmado y sorprendido por la originalidad de la puesta en escena y la versatilidad de las dos actrices portuguesas de la ShakespeareWomen Company, dirigida por Claudio Hochman. La historia transcurre alrededor de una mesa de 70x70 y dos sillas, suficiente attrezzo para que Teresa Macedo y Ana Cloe nos cuenten las aventuras y desventuras del expulsado rey Próspero y de su hija Miranda al ser desterrados a una isla desierta y sus enemigos el rey Alonso, su hijo Fernando, la bruja Sícorax o el indígena Cáliban. A partir de este momento, los gestos, la manipulación de objetos, las declamaciones, las canciones creadas para este espectáculo de la mano de Daniel Schetz se convierten en el hilo conductor de esta historia tan compleja de Shakespeare que sin embargo se convierte en un “cuentacuentos”, en algo sencillo y fácil de entender para los más pequeños y para el disfrute de los mayores.

 

Una muñeca Barbie, un action man, “sombras chinescas,”, telas que se convierten en un salvaje mar, arena, agua, pompas de jabón… Todo está justificado y bien pensado para contar esta historia mágica. Como recoge el diario Lanza deberíamos aprovechar obras como La tempestad (en un vaso de agua) para sembrar en los más pequeños la semilla del buen teatro.