Asfalto seduce a Almagro

alt

El mítico grupo de rock tocó en el Hospital de San Juan

Asfalto ha vuelto. El mítico grupo de rock, cuyas canciones eran moneda común a finales de los setenta y durante toda la década de los ochenta, ha resucitado de la mano de Julio Castejón, su líder, un madrileño muy manchego, que pasó su infancia jugando en las calles de Miguelturra, de donde es su madre. Ayer, viernes, los que se acercaron hasta el Hospital de San Juan pudieron presenciar el “milagro” de ver de nuevo a Asfalto, tras una década de silencio, aunque de la formación inicial sólo queda Julio.

 

Un público muy entregado, mezcla de nostálgicos y jóvenes con ganas de divertirse, vibró con el inconfundible sonido de Asfalto. Las guitarras, el bajo, la batería, los teclados y el piano fueron los grandes protagonistas de la vuelta a La Mancha de un grupo que huele a barrio madrileño de los setenta, a barrio manchego, andaluz o extremeño, en definitiva. Con sus letras, mezcla de rebeldía e ingenuidad, Asfalto sedujo al no muy numeroso público, que disfrutó de lo lindo con el espectáculo. “Somos Asfalto y estamos tocando. Volveremos y seremos más. Id y contad por ahí que habéis visto a Asfalto”, afirmó un Julio Castejón feliz por tocar en su tierra. Definitivamente, Asfalto ha vuelto. Y aunque no son los mismos, siguen siendo los mismos.

El grupo Asfalto está adherido a la iniciativa solidaria de la Marcha Mundial por la Paz y la No violencia que comenzó hace unos meses en Nueva Zelanda el 2 de octubre de 2009, día aniversario del nacimiento de Gandhi y declarado por la Naciones Unidas día Internacional de la No-Violencia. Finalizará en la cordillera de Los Andes, en Punta de Vacas al pie del Monte Aconcagua el 2 de enero de 2010. Durante estos 90 días, pasará por más de 90 países y 100 ciudades, en los cinco continentes. Se trata de un proyecto de Mundo sin Guerras, un organismo del Movimiento Humanista que trabaja desde hace 15 años en el campo del pacifismo y la no violencia.