El caracol de la Compañía Romana congrega a miles de visitantes y almagreños en la Plaza Mayor

alt

La monumental Plaza se convierte cada año en el punto neurálgico de la celebración de la Semana Santa de Almagro

Almagro se convierte durante los días centrales de la Semana Santa en un ir y venir de turistas, curiosos, almagreños emigrantes y visitantes atraídos por la vistosidad de sus procesiones y sobre todo de los desfiles de la Compañía Romana. Si uno visita Almagro durante estos días, se cruzará con los soldados romanos en varias ocasiones. Y es que desde el Jueves Santo los más de 170 Armaos viven en la calle. Los vemos en las procesiones, en los Oficios, en las iglesias y sobre todo en la Plaza Mayor de Almagro.

 

Es precisamente en este lugar, centro neurálgico de la localidad, donde la Compañía Romana es más esperada. Desde hace mucho tiempo, las corazas de acero y latón, los cascos, las faldillas de terciopelo rojo y las lanzas de madera con pinchos de acero forman un espectacular caracol.

En esta Semana de Pasión, el tiempo ha respetado las horas centrales de la comida y miles de personas han podido disfrutar de estos tres “desfiles romanos” del Jueves, Viernes y Sábado Santo. Y, como es habitual, el último caracol ha finalizado con la canción popular “El patio de mi casa” y los aplausos de grandes y pequeños congregados en la Plaza Mayor.

El caracol es una forma de desfilar en la que Los Armaos forman en fila de a uno y terminan enredándose en el centro, porque el primero, que es el "Cabo de Cuarta", llega al centro de la Plaza y cambia el sentido al pasar por debajo de las espadas de otros dos mandos. Todos lo siguen y terminan desenredando el caracol y poco a poco deshaciendo los círculos c oncéntricos que van describiendo.

Pero, los soldados no sólo realizan el caracol. Durante estos tres días hicieron los frentes. Se trata de una formación que no hacen todos los días. Los Armaos al llegar a la Plaza Mayor forman filas de ocho, extendiéndose por todo el ancho del paseo de la Plaza. Avanzan siempre en paso ordinario pero, poco a poco, y a la voz del comandante giran 180º todos al mismo tiempo y avanzan hacia el otro lado.

El resultado es de una vistosidad y belleza sin precedentes que hace que cada año cientos de turistas no falten a la cita. Visitantes y almagreños abarrotan la Plaza Mayor a partir de las dos de la tarde del Jueves, Viernes y Sábado Santo y cada uno de estos días muestran su admiración con una calurosa ovación. Es el momento más fotografiado de la Semana Santa de Almagro, declarada de Interés Turístico Regional, dentro de la Semana de la Pasión Calatrava.