La marcha senderista Muévete por la igualdad pone fin a los actos conmemorativos del Día de la Mujer en Almagro

alt


Medio centenar de hombres y mujeres recorrieron andando la distancia entre Almagro y el yacimiento La Encantada

La marcha senderista Muévete por la Igualdad puso fin a los actos conmemorativos del Día Internacional de la Mujer en Almagro. Organizada por el Centro de la Mujer y de la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Almagro, medio centenar de personas recorrieron durante algo más de tres horas la distancia entre la localidad almagreña y el yacimiento de La Encantada.

 

En un principio, la marcha estaba prevista para el jueves 5 de marzo pero el mal tiempo impidió que se realizara hasta ayer, viernes. En esta ocasión, el sol y una buena temperatura primaveral acompañaron todo el recorrido hasta este paraje en Granátula de Calatrava en el que se encuentra el yacimiento arqueológico, considerado uno de los mejores ejemplos de “castellones”. Se trata de un asentamiento fuertemente amurallado en cuyo interior se localizan diversos modelos de viviendas, sepulturas de variada morfología. Los senderistas de todas edades, hombres y mujeres, recuperaron fuerzas con una suculenta paella y un buen vaso de sangría a su llegada a La Encantada.


La marcha Muévete por la Igualdad ha sido una de las actividades desarrolladas con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer. Un taller de risoterapia, otro de relajación, un recital de canto, una representación teatral y varias charlas fueron algunas de actividades organizadas para tal fin. Además, el Colectivo Rita Lambert volvió a organizar la Gran Fritada y una novedosa actividad: el desfile de Mantillas. Por su parte, la Concejalía de la Mujer organizó la campaña La colada no tiene sexo. Un acto con el que, simbólicamente, tendiendo ropa en la Plaza Mayor se dio el mensaje: la igualdad es cosa de hombres y mujeres.

Acto institucional del Día de la Mujer

La concejal de la Mujer, Rosario Ureña, leyó el manifiesto a favor de la igualdad en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Almagro el pasado 8 de marzo. Un acto al que asistieron varios concejales de la Corporación Municipal. Tras las palabras del alcalde, Luis Maldonado, la asesora jurídica del Centro de la Mujer, Juana María Fúnez abrió el acto con unas palabras de reflexión sobre la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

“Después de un siglo de conmemoración internacional de esta fecha, nuestra situación hoy en día sigue marcada por la desigualdad en todos los países del mundo y en casi todos los ámbitos de la vida y, muy especialmente, por la discriminación laboral, agravada por la crisis económica actual, que aboca a miles de trabajadoras a la economía irregular y en consecuencia a una vida laboral carente de derechos”.

Como recordó Fúnez, Martín Luther King Jr. dijo que “una amenaza a la justicia en cualquier lado es una amenaza a la justicia en todos lados”. Esta máxima nos sirve de guía para seguir luchando por la igualdad de hecho y contra las injusticias que sufren las mujeres por serlo, con el convencimiento de que esas injusticias son una amenaza para cualquier sociedad que se pretenda democrática e igualitaria. Y también para combatir que la violencia de género deje de ser una lacra en nuestra sociedad. El pasado año murieron 70 mujeres a manos de sus maridos, parejas, amigos…

En esta línea, el Ayuntamiento de Almagro, a través de la concejal de la Mujer, Rosario Ureña, leyó un manifiesto con motivo del Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo con el que expresaron el convencimiento de que es fundamental que todas las personas podamos gozar del ejercicio de los mismos derechos y oportunidades y por ello seguirán trabajando por la igualdad. Una igualdad para la que es necesario:

• Un cambio de mentalidad y actitud de los hombres.

• Una adaptación del tiempo de trabajo para articularlo con la dedicación a otras actividades personales, familiares y sociales.

• La conciliación de la vida laboral y familiar como línea fundamental en las políticas de igualdad.

• La corresponsabilidad, incentivando la participación del padre en el cuidado de los hijos.