Jueves, 02 Diciembre 2021
A+ R A-

Hemeroteca Años

Los Clubes de Lectura del Campo de Calatrava conocieron al Félix Grande más intimista y revelador

  • Publicado el Jueves, 22 Enero 2009 00:00


El escritor reconoció ante lectoras de Torralba, Miguelturra y Almagro, que “se escribe desde las llagas de la infancia, que no se cierran nunca”

Los clubes de lectura calatravos de Torralba, Miguelturra y Almagro escucharon el martes, 20 de enero, en la Biblioteca Municipal torralbeña las palabras del escritor Félix Grande, Premio Nacional de Poesía y Premio Nacional de las Letras Españolas, tras haber leído su obra “La balada del abuelo Palancas”. En un acto intimista y sincero, Grande afirmó que “se escribe desde las llagas de la infancia, que no se cierran nunca… porque es en la infancia donde recibimos la herencia de las emociones; aprendemos lo bueno, las palabras y la músicas, pero también descubrimos la indefensión”.

 

“Picao” por el bicho de la literatura.-

El escritor reconoció que “La balada del abuelo Palancas” es un libro autobiográfico, y que muchos de los personajes son familiares suyos. Luego, a preguntas de los integrantes de los tres clubes de lectura del Campo de Calatrava, el escritor explicó, a su juicio, la diferencia entre un autodidacta (“o picao por el bicho de la literatura”, como lo calificó él mismo) y un ilustrado: “Ningún autodidacta debería presumir de serlo, no tiene mérito, como tampoco entiendo que un universitario o ilustrado académico sea un presuntuoso”. Y también contestó a otra pregunta de por qué dio el salto de pastor de cabras a escritor consagrado, asegurando como “la mayor parte de la gente que lee un libro con placer no sabe que le está salvando la vida, y ayudándole a cerrar las heridas”. Antonio Machado, Quevedo, Séneca, Luis Rosales y el flamenco fueron referencias repetidas por Félix Grande en su disertación ante este grupo de lectores, principalmente mujeres, que le oyeron decir como “vino mi abuelo Palancas, pastor, siempre con la sonrisa en sus labios, a cogerme de la mano y ayudarme a recordar y a envejecer, medio siglo después de morir, dándome una serenidad y alegría que no había tenido hasta entonces”.

La alcaldesa de Torralba Teresa González, a quien acompañaban las concejalas de Cultura de Miguelturra y Torralba, agradeció a Félix Grande su sinceridad y “este momento tan especial que nos has dado esta tarde”. Félix Grande, poeta y crítico literario, extremeño de nacimiento y tomellosero de adopción, ha recibido numerosos premios y reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Poesía en 1978, por ser uno de los más importantes renovadores de la poesía española durante los años 60; y en 2004 el Premio Nacional de las Letras Españolas. Su prosa, impregnada de poesía, es testigo y adalid del mancheguismo, y en “La balada del abuelo Palancas” plasma la tradición de nuestra tierra, mezcla de sabiduría y acervo popular encarnada en la figura de su abuelo.

El Ayuntamiento de Torralba de Calatrava comienza el nuevo año con este encuentro, enmarcado en sus iniciativas para el fomento de la lectura. Torralba cuenta con dos clubes de lectura, el de la Universidad Popular y el de la Biblioteca Pública. Este último celebra la reunión semanal de un grupo de personas para debatir y reflexionar sobre lecturas previamente escogidas. Su objetivo es socializar un acto tan privado como es la lectura. Las lecturas escogidas atienden fundamentalmente al criterio de calidad, como en el caso de La balada del abuelo Palancas.