Domingo, 29 Marzo 2020
A+ R A-

Hemeroteca Años

Nace en Almagro la asociación de Amigos de los Gatos

  • Publicado el Miércoles, 05 Diciembre 2018 08:25

Ateneo

Un grupo de amantes de los animales ha dado luz a esta asociación con la finalidad de gestionar las colonias felinas callejeras de la ciudad

 

Almagro tiene una nueva asociación: Amigos de los Gatos de Almagro. Nace de la inquietud, preocupación y cariño de un grupo de vecinos de la ciudad encajera hacia los animales y en particular hacia los gatos callejeros que “no son de nadie”.

Son muchas los municipios que ya han comenzado a gestionar estas colonias felinas, a trabajar por una adecuada convivencia de gatos y vecinos. A nadie se le escapa que los gatos se han convertido en un problema o al menos un inconveniente que crea conflicto entre vecinos con posturas a priori contrarias: Los que dan de comer a los gastos en cualquier sitio y los que no los quieren por las molestias que provocan, entre ellas algunas relacionadas con la salud y la higiene.

La asociación Amigos de los Gatos de Almagro quiere dar una solución con una eficaz gestión ética de las colonias felinas. Ser punto de encuentro entre las dos posturas. Por eso, sobre la mesa tiene muchas iniciativas y propuestas que afrontan con mucha ilusión.

Pablo, Cati, Cristina, Milagros y Chema son cinco del aún reducido número de personas- entorno a diez- que se han embarcado en este proyecto. Su primera acción se dirige a informar sobre los beneficios que tienen, en esta caso, que los gatos convivan entre nosotros, “son muchos los estudios científicos contrastados que avalan que la convivencia con animales ayuda a reducir alergias, por ejemplo”, expresó Cristina en la entrevista realizada en los estudios de Onda Almagro.

Chema habló del programa CES -Captura, Esterilización y Suelta- de gatos callejeros, sin sacrificio. “En Almagro hay unas veinte colonias de gatos callejeros formadas por entre 2 y 15 gatos. Viven en la calle, nadie asume la responsabilidad de ellos, alguien tiene que hacerlo, porque lo que no es un problema para nadie es un problema para todos”.  

Este método, iniciativa de la OMS, “disminuye la cantidad de gatos pero de una forma controlada, además dejan de buscar comida en los contenedores, se evitan los desperdicios tirados en la calle y se gana en salubridad, al tiempo que los gatos están sanos y desparasitados por un veterinario. Precisamente, la idea de dar una solución a las colonias de gatos callejeros ha surgido en Almagro de la mano de la veterinaria Patricia Fernández que prepara un proyecto en esta línea de protección de los gatos y control ético de sus poblaciones.

La asociación está en pañales. Por eso piden la colaboración ciudadana para ir dando pasos. Su primera acción ha sido un concierto benéfico para informar y dar a conocer la asociación. El siguiente paso que ya han comenzado a realizar es la creación de un censo de gatos callejeros de Almagro. datos que incluirán en el proyecto que están elaborando para presentar al Ayuntamiento para dar una solución, que incluye poner en marcha en marcha el método CES que conlleva la esterilización de los gatos. En un futuro, su intención es poder cuidar a los gatos que sufran algún tipo de accidente, así como gestionar casas de acogida, adopciones, etc.

La asociación Amigos de los Gatos de Almagro ha creado un perfil en Facebook Amigos de los gatos de Almagro  y han habilitado un correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. para las personas que deseen contactar para colaborar o recibir información.  La recién constituida junta directiva está formada por Pablo Molina Quero, presidente; María Catalina Berzal, secretaria; José María Lefler, tesorero y Milagros Barrajón, vocal.

Información sobre el programa CES

Los programas de Captura Esterilización y Suelta (CES) de los gatos que viven en la calle implican la captura de los felinos sin dolor (con cajas trampa), llevarlos al veterinario para que sean esterilizados y vacunados, el marcaje de sus orejas con una pequeña muesca (es la marca para reconocer a los felinos ya esterilizados) y su vuelta a la colonia de origen.

Los gatos callejeros forman parte de la fauna urbana de las ciudades y están integrados en el medio ambiente en el que desarrollamos nuestra vida cotidiana, información recopilada en varias páginas de internet dedicadas a la información de gatos. Normalmente pasan desapercibidos y sólo se hacen notar cuando, a causa de la superpoblación, comienzan a ser un problema medioambiental o sanitario. Provienen de gatos domésticos que han sido abandonados, huidos de sus amos, perdido por sus dueños, o ser un descendiente de gatos en esta situación, y han aprendido a sobrevivir en libertad, en solares privados y espacios públicos. Son animales muy independientes y territoriales y que malviven en circunstancias penosas, en un ambiente totalmente hostil, que suelen agruparse y formar las llamadas propiamente “colonias de gatos ferales o asilvestrados”

La extraordinaria fertilidad felina y la capacidad de las hembras para llevar a un buen término sus embarazos, convierten a éstos animales en potenciales pobladores de cuantos espacios tengan a su disposición. Los problemas que ocasionan las colonias de gatos callejeros incontroladas, en ambientes urbanos, se pueden resumir en deterioro de las condiciones de salubridad del entorno en los que los gatos son alimentados (malos olores, suciedad, dispersión de basuras, deyecciones de los animales…): presencia de plagas asociadas (pulgas); riesgo para la salud en determinadas ubicaciones (zonas terrizas donde pueden jugar niños); riesgos para la seguridad (agresiones, accidentes); problemas vecinales (por ruidos, maullidos en época de celo, peleas entre los animales).

Los Ayuntamientos, como parte de sus competencias municipales, recogen y trasportan a los animales abandonados, debiéndose proceder dentro de un plazo (normalmente de 10 días) a su cesión o, en último caso, a su sacrificio. El Ayuntamiento de Almagro tiene una empresa que se encarga de ello. Sin embargo, y pese a ser el mencionado método el único ético y eficaz para el control de la superpoblación felina, su implantación por Ley es, cuanto menos, dificultosa o parece imposible por el vacío legal en que se encuentran.