Lunes, 19 Noviembre 2018
A+ R A-

Origen de la ermita de San Juan Bautista en Almagro Real Licencia de Felipe IV para su fundación en el año de 1624, visita realizada por la orden de calatrava en 1800

  • Publicado el Martes, 11 Septiembre 2018 09:04

jonadas de puesta en valor

Arcadio Calvo Gómez
Cronista oficial de la ciudad de Almagro

 

En documentos sobre fundaciones de iglesias, monasterios y ermitas de la jurisdicción eclesiástica de la Orden de Calatrava en el Partido de Almagro y Campo de Calatrava, entre otras de la villa, consta la de la ermita de San Juan Bautista. Esta hermosa y popular ermita situada extramuros de la ciudad de Almagro, en el barrio del mismo nombre, se erigió por facultad de Real licencia de Felipe IV, dada en el Palacio de El Pardo el día 18 de enero de 1624. Esto sería después de otra previa concedida en Madrid el 19 de agosto de 1623. 

 Por  Frey don Dionisio de Morales, del  hábito de Calatrava y párroco de San Bartolomé el Viejo en 1623, sabemos  que en esta iglesia parroquial existía hacía más de  cincuenta años la Hermandad de San Juan Bautista, y se daba  culto a la  imagen del  Santo titular  (A.H.N.OO.MM. Calatrava, Toledo.1774-1). No tenía la imagen lugar fijo en esta iglesia, por lo que era frecuentemente trasladada de una a otra capilla según conviniese a los intereses o prioridades de la parroquia o al de otras hermandades.

La devoción a  este  santo aumentó considerablemente en Almagro por aquella centuria, y la hermandad estimó que la sagrada imagen no  recibía el culto debido por no tener  «ermita particular adonde esté con la autoridad y decencia que conviene». Por esta razón, los hermanos de la cofradía proyectaron edificar una ermita para su mayor veneración. Así vemos que ocho miembros de la misma decidieron solicitar a Felipe IV autorización para llevar a cabo su idea. El rey da su respuesta a este proyecto por mediación del Consejo de las Órdenes:

Don Phelipe por la gracia de Dios rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias de Jerusalén,  de Portugal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla,de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, etc. Administrador Perpetuo de la Orden y Caballería  de Calatrava por autoridad apostólica. A vos el mi gobernador  del partido de la villa de Almagro  y a vuestro teniente ordinario en el dicho oficio y el prior de la parroquial de San Bartolomé de la dicha villa  sabed que en el mi Consejo de las Órdenes se presentó una petición del tenor siguiente: Muy poderoso señor: Esteban Tofiño en nombre de Juan Bautista Igualada, Juan Martín Catalán, Gabriel Chacón, Juan López Pastor, Alonso Ruiz Valiente, Juan Garrido, Francisco el Mayor y Mateo Sánchez, vecinos de la villa de Almagro=digo que como a vuestra alteza es notorio la dicha villa es lugar principal  de más de tres mil vecinos y Cabeza del Campo de Calatrava y siendo como es el Sr. San Juan Bautista Santo tan calificado y de común devoción de todo el mundo no tiene ermita particular adonde esté con la autoridad y decencia  que conviene y la imagen que hay de bulto está en la iglesia parroquial del Señor San Bartolomé y cada día especialmente en el suyo se pone en diferentes capillas y en las ocasiones que se ofrecen no se trae con la solemnidad que se requiere y en esta orden el Ayuntamiento de esta villa nombró por comisario al capitán Juan de Quiroga Regidor, que señalase sitio para hacer ermita particular y respecto de ser pobre la Cofradía se ha de hacer de limosna siendo Vuestra Alteza servido en el lugar diputado por el dicho comisario=suplico a Vuestra Alteza pues este intento es tan piadoso y santo que resulta en utilidad y autoridad de la dicha villa y de sus vecinos y república y en mayor devoción y aumento religión mande dar licencia a los dichos mis partes y a los oficiales de la dicha cofradía para que levanten y edifiquen la dicha ermita para este santo en el lugar diputado que es muy apropósito para ello y para que puedan pedir y recoger la limosna que fuere necesaria hasta que la obra este en perfección que mis partes por su devoción ofrecen de asistir personalmente a la traza y fábrica y de contribuir con algún gasto y hacer un retablo adonde este el santo y el altar principal y lo demás que pudieren y que pedirán la limosna que fuere necesaria hasta que tenga efecto y para todo ello se de provisión en la forma que Vuestra Alteza fuere servido y pido justicia y presento este decreto y poder con el juramento necesario. El Licenciado; Baptista de los Reyes, Esteban Tofiño = y en el dicho mi consejo está la dicha petición fue acordado que debía mandar dar esta mi carta para Vos por la cual os mando que luego que la recibáis o con ella fueredes requerido por parte del dicho Juan Baptista y consortes informéis y enviéis al dicho mi  Consejo relación cierta y verdadera firmada de vuestro nombre  con vuestro parecer sobre ello de lo que acerca delo en la dicha petición contenido ha pasado y pasa para que visto en él se provea justicia y no hagáis cosa en contrario so pena  de la mi merced y de cincuenta mil maravedís  para la mi cámara y sola dicha pena mando a cualquier escribano os lo notifique y de testimonio dello, dada en Madrid A diezynuebedias del mes de agosto de milly seiscientos y veintitrés Años.

Firman  esta Real Provisión  ocho miembros del Consejo Real de las Órdenes.

Para que el Gobernador de Almagro y el prior de San Bartolomé ynforme sobre lo aquí contenido a pedimento de Juan Baptista y Consortes   (A.H.N.OO.MM. Calatrava, Toledo 1774-1).
 

Discrepancias por parte de los párrocos de San Bartolomé y Madre de Dios en la elección del lugar para edificar la ermita

Muy apetecible debía de parecer a la clerecía de las dos parroquias la fundación de la mencionada ermita de San Juan, ya que por ambas partes se disputaban el lugar donde se debía erigir; no solo eso, también querían ambas que la festividad se celebrase en una u otra parroquia, y así lo comunican a Felipe IV. Por esta razón, el síndico Esteban Tofiño, en nombre de Juan Baptista Igualada y consortes, se dirige al rey en estos términos:

Muy Poderoso Señor:

Esteban Tofiño en nombre de Juan Bautista Igualada y demás consortes cofrades de la cofradía del señor san Juan Bautista, digo que vistas por V.A. las respuestas que dan los priores de la iglesia de  san Bartolomé y La Madre de Dios de la villa de Almagro en razón de la hermita que mis partes pretenden hazer en el sitio de la Parroquial  de santa maría; pareze que por sus particulares intereses cada uno pretende que la fiesta de Sr. San Juan sea de azer en su parroquia con lo qual la devoción que tiene el dicho Juan Baptista Igualada y demás consortes no tendrá efecto y se quedara por hacer una obra tan Santa. Si  V.A. no lo remedia porque mis partes sobre esta razón no an de querer tener pleito y decir el Prior de San Bartolomé que en su parroquia ay sitio donde se pueda hazer la dicha hermita  porque al tiempo que la villa de Almagro nombró comisarios para que viesen el que oy está señalado no se alló en el de San Bartolomé ninguno conviniente, atento a lo qual =Suplico a V.A. mande proveer como por mis partes esta pedido para que no cese tan santa obra mandando lo que más pareciese conbiniente pues es Justicia que pido .

Esteban Tofiño.

Así fue cómo en dieciocho días del mes de enero de 1624, Felipe IV concede firmemente  la Real Licencia para fundar la ermita de San Juan Bautista en el lugar que la villa decidió para ello y donde actualmente existe, lugar  perteneciente a  la jurisdicción eclesiástica de Santa María (Madre de Dios).  

Real Licencia de Felipe IV

Dn Phelipe,  etc. Administrador perpetuo de la Orden y Cavallería de Calatrava etc. Por quanto  por parte de vos, Juan Bautista Igualada, Juan Martínez  Catalán, Gabriel Chacón, Juan López Pastor, Alonso Ruiz Valiente, Juan Garrido, Francisco el Mayor y Matheo Sánchez, vecinos en la villa de Almagro, me fue fecha relación que como era notorio la dicha villa hera lugar Principal de más de tres mil vecinos y cabeza de aquel Partido . Y que siendo San Juan Bautista, Santo a quién todos tenían particular devozión no tenía hermita particular a donde estuviese con autoridad y decencia que conviene.

Y la imagen que havía de bulto estaba en la iglesia parroquial de San Bartolomé, y que cada día espezialmente en el sitio se ponía en diferentes  capillas, y en las ocasiones que se ofrezían no se sacava con la solemnidad que se requería, y por esta razón el Aiuntamiento  de esta dicha villa  havía nombrado por comisario al Capitán, Juan de Quiroga, rexidor, que  señalase sitio para hazer  hermita particular. Y que respecto  de ser pobre la cofradía se havía de hazer de limosna, siendo yo servido en el lugar diputado por el dicho Comisario suplicándome fuese servido, pues el intento  era tan [sigue palabra ilegible]  y santo  que resultara en utilidad y autoridad de la dicha villa y de sus vezinos, y en maior  devozión  y aumento de religión; daros lizencia, y a los oficiales de la dicha cofradía para levantar y edificar la dicha hermita en el lugar diputado que era mui apropósito para ello y para poder pedir y recoger la limosna que fuese nezesaria hasta que la obra estuviese en perfección, pues por vuestra devozión ofreciades asistir personalmente a la traza y fábrica, y de cuidar con algo y hazer un retablo a donde estuviere el Santo y el altar principal, y lo demás que pudiésedes, dándoos  para ello la dicha lizencia ó como la mi Merced fuere. Lo qual visto por los de el mi Consexo de las Órdenes, y los papeles en razón  de ello presentados, y lo que por mi mandado informó el mi Governador del Partido de la dicha villa y el rector de la parroquial de la Madre de Dios de ella, y el rector de la  parroquial de San Bartolomé de la dicha villa, tuve por bien de dar la presente por la qual sin perxuicio de el derecho parroquial de qualquiera parroquia de la dicha villa os doy licencia y facultad para que podais edificar la dicha hermita de la advocación de San Juan Bautista, en el sitio y lugar que así tenèis señalado sin que por ello incurráis en pena alguna; con que haiais de pedir y pidáis confirmación desta licencia en el primer Capítulo general que de la dicha Orden se zelebrare.

Dado en El Pardo a diez y ocho días  de  el  mes de enero de mil seiscientos veinte y quatro años.

Yo el Rey= El Marqués de Carazena=Dr. Dn. Juan de Oco=Lizdo.Dn. Juan Chumazero de Sotomaior=Dr.Dn. García de Abellaneda=

Yo Francisco de Elosua y Albiz. Secretario del Rey nuestro Señor, la hizo escribir por su mandado (OO.MM. Calatrava, Toledo 1774-1).

Decreto del Ayuntamiento de Almagro señalando sitio para la edificación de la ermita

El capitán Juan de Quiroga, regidor perpetuo desta villa de Almagro dixo; que por decreto deste Ayuntamiento se le cometió señalase un sitio para edificar en él una hermita con advocación de Sr.San Juan Bautista a pedimento de ciertos vecinos particulares de ella que por su devoción la quieren edificar y en su cumplimiento vio el sitio que por los dichos vecinos se pretende; que es en el rasso del charco(1) de barrionuevo, y en el señaló el cuerpo que ha de tener la dicha ermita que son; treinta y cuatro varas de largo y nueve varas y media de ancho y le parece que la parte donde queda señalado es muy acomodada porque no hace impedimento alguno ni se le sigue a vecinos particular perjuicio; antes quedará el dicho raso muy adornado y autorizado con la dicha ermita y resultará de edificarse muy grande devoción del dicho Santo  (A.H.N. OO.MM.Calatrava, Toledo 1773-2).

No tenemos datos de quién pudo ser Juan Bautista Igualada, principal promotor  e interesado en levantar la ermita de San Juan, pero  sin duda fue  persona de desahogada economía al comprometerse a costear  íntegramente  el retablo del altar mayor de la iglesia, «y otros pediremos   limosna para hacer la hermita [sic] y trabajar en ella sin intereses» (A.H.N.OO.MM. Calatrava, Toledo. 1774-1)   

Conocidos los  detalles de la Real Provisión y decreto del Ayuntamiento, veamos lo que dice Clementina Díez de  Baldeón respecto a las dos importantes etapas de construcción de la ermita: El núcleo inicial correspondiente a la primitiva construcción del siglo XVII es de nave única longitudinal de 7.50 m de anchura por 30 m de longitud con ábside triangular. Las cubiertas artesonadas de par y nudillo de tradición mudéjar fueron decoradas con lacerías… —de estas solo nos ha llegado una pequeña muestra(2). En un segundo momento, a principios del siglo XVIII, se realizó una ampliación para incluir la capilla de la Virgen de los Remedios (hoy de Jesús  de  las Tres Caídas y María Stma. de la Esperanza).(3)

En el Archivo Histórico Nacional existe  un interesante documento del año 1723  que da noticia del estado de  esta capilla   en esa fecha. Poco faltaba para que concluyera la obra cuando  esta  «hizo undimiento»  (supuestamente sería la cúpula), pero ello no  fue óbice  para que los hermanos y devotos  decidieran emprender de nuevo los trabajos para  ultimar  el proyecto iniciado tiempo atrás. Para su financiación deciden celebrar «algunas  fiestas de toros» y así, Juan González Valladares, vecino de Almagro y hermano de la Cofradía de Ntra. Sra. de los Remedios, en nombre de la hermandad, pide a Felipe V que le conceda autorización para llevar a cabo el festejo taurino.

Señor: Juan González Valladares… parezco y digo que de el año de setezientos y catorze se prinzipió una capilla para dicha Sagrada Imagen a espensas de las limosnas que sus devotos daban para dicha fábrica, y estando dicha capilla en estado de fenezer hizo undimiento… y haciendo esta Gran Señora mui reconozidos milagros usando de su gran título de los Remedios, como es público en esta dicha villa, y a vista de estos prodixios  se volvieron a esforzar los devotos y vezinos de este pueblo y volviendo a repetir sus limosnas se prosiguió con dicha fábrica adelantando camarín y sacristía …por lo que pedimos lizencia para que esta hermita  hiziese algunas fiestas de toros, que con ellas habría adelantamiento para el fenecimiento de dicha obra… Y  haber ziertos debotos desta  Soberana Señora que por su devozión dan quatro toros y los dueños de los balcones de la plaza los dan de limosna y otras limosnas muy crezidas.

La capilla de los Remedios, por entonces o tiempo después, llegó a ser «fenezida» y hoy es una bella realidad.

Visita a la ermita de San Juan por la Orden de Calatrava 1800

Según la memoria de la visita realizada en el mencionado año de 1800, podemos hacernos una idea muy aproximada de cómo era el ornato  interior de esta ermita en aquellos momentos. En ella se  describe lo bien dotada que estaba  de retablos dorados, pinturas y esculturas y otras cosas que debieron ser de muy aceptable calidad artística. El Señor visitador pasó a visitar y reconocer la hermita de Señor San Juan situada en el barrio a que le da  nombre; de fábrica moderna y buena arquitectura, compuesta de una nave y quatro altares: En el Mayor de los quales se venera el Santo titular en retablo de talla dorada y en sus lisos láminas y jaspes; dentro del presbiterio hay otro de los quatro con mesa de yeso, frontal y marco dorado en que está colocado San Antonio Abad, en una pintura y marco de madera jaspeada.

Fuera de aquel se halla otro formando colateral, en que se halla para la venerazión de Ntra Sra. del Rosario con su niño, vestida de seda y corona de plata… el retablo de dos cuerpos es de madera y talla dorada ; en el otro colateral se venera el Santísimo Christo del Valle en pintura y retablo pequeño de madera con talla dorada; todos los quales están adornados de sus respectivas mesas de yeso… a la derecha de esta hermita hay una capilla bien adornada, que la divide unas puertas de balaustres de madera y al frontis de la misma un altar con buen adorno  en el todo de su retablo de madera con talla todo dorado en que se reverencia el SStmo. Christo de las Tres Caídas de escultura con túnica morada, y potencias de plata de un regular mérito. En los intercolumnios,  a derecha e izquierda San Pedro y San Pablo de talla.

En la parte superior Ntra. Sra. de los Remedios de bulto, vestida de tela de seda verde con media luna cetro, corona y su niño de plata y a sus colaterales se hallan en pintura, San Raimundo y San Benito, y el crucero que forma esta capilla en su lado derecho hay un altar de madera con talla sin dorar donde se venera un Ecce-homo y en el izquierdo, otro retablo de talla dorada donde está San Francisco de Paula de un regular mérito […](2)

Los bienes, escrituras censuales y otros provenientes de la extinguida cofradía del Santo los administraba desde 1785 Manuel Madurga. La Cofradía de Ntra. Sra. de los Remedios tampoco figura como tal en esta visita de 1800. Todo este patrimonio artístico de la ermita de San Juan fue destruido en la desgraciada guerra civil de 1936. Como se puede ver hoy, la fe del pueblo no se oculta; la popular ermita está cuidada y mantenida de manera muy digna y admirable por la Hermandad de Jesús de las Tres Caídas y María Santísima de la Esperanza, y sus sagradas imágenes siguen venerándose con mucho fervor.                 

 

(1) Según Mariceli  Monescillo  Díaz, en el tiempo de la edificación de la ermita existía junto al solar de ella un gran charco o laguna.
(2) Díez de Baldeón, C. (2009). Almagro. Arquitectura y Sociedad.
(3) Enrique Herrera Maldonado nos describe con detalle la decoración pictórica de la  cúpula y muros interiores de esta capilla de los Remedios y la copiosa simbología  Mariana [Maldonado Herrera, E. (1978). La ermita de San Juan. Cuadernos  de Estudios Manchegos - 2ª época, número  8].