Viernes, 19 Enero 2018
A+ R A-

El Taular Teatro conmemora el VIII Centenario del traslado de la Orden de Calatrava con la lectura dramatizada de la obra “Alfonso VIII y la judía de Toledo”

  • Publicado el Jueves, 28 Diciembre 2017 14:44

Respresentación en el Teatro

Una lectura dramatizada, fuera de lo convencional, que contó con varios movimientos escénicos, en la que la luz y la música tuvieron un papel fundamental

El grupo almagreño “El Taular Teatro” realizó anoche una lectura dramatizada de la obra “Alfonso VIII y la judía de Toledo” en el Teatro Municipal, basada en la novela de Lion Feuchtwanger. La representación estuvo organizada por el Centro de Estudios Calatravos con la colaboración de la Diputación Provincial de Ciudad Real, la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava y el Ayuntamiento de Almagro, como cierre a los actos conmemorativos del VIII Centenario del Traslado de la Orden de Calatrava de Carrión de Calatrava a Aldea del Rey.

En el Teatro Municipal, estuvieron presentes el alcalde de Almagro, Daniel Reina; Carmen Teresa Olmedo, delegada de la Junta de Comunidades de Ciudad Real y José Lorenzo Sánchez Mesenguer, presidente del Centro de Estudios Calatravos. Todos ellos abrieron el acto, aportando unas palabras antes de la representación del grupo almagreño. Daniel Reina quiso agradecer la presencia a todo el público asistente, a Carmen Teresa Olmedo y más especialmente, al Instituto de Estudios Calatravos y la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava, por elegir Almagro, capital histórica del Campo de Calatrava, para el cierre de las conmemoraciones con motivo del octavo centenario del traslado de la Orden de Calatrava al castillo de Calatrava la Nueva. Además, tras afirmar que el Campo de Calatrava es una realidad geográfica, histórica y cultural indudable que se manifiesta en todos nosotros y que ha hecho que seamos como somos, lanzó algunas cuestiones “¿somos conscientes de ello? ¿Hacemos algo porque nuestros niños y adolescentes lleguen a serlo? ¿Conocemos suficientemente nuestra historia y los rasgos que nos definen? ¿Apreciamos las potencialidades que tendríamos si tomáramos conciencia colectiva de nuestro propio valor? Creo que no sería malo plantearnos estas cuestiones y creo que el Instituto de Estudios Calatravos podría guiarnos en esta tarea verdaderamente estimulante”.

Carmen Olmedo destacó la importancia de ciclos culturales como el de celebración del 8º Centenario del cambio de sede de la orden de Calatrava de Carrión a Aldea del Rey, “que sirven para que la provincia y región conozca mejor los dos yacimientos calatravos, porque hay gente que pasó por esas piedras y dejó su impronta, y todos los yacimientos de la provincia, de Almadén a Valle de Alcudia, de Calatrava a Campo de Montiel, somos el resultado de esa historia”. Por su parte, Sánchez Meseguer conectó la historia de Alfonso VIII y la Judía de Toledo con otras leyendas y mitos, recordando la leyenda de La Encantada, en Granátula, creada muy posiblemente para proteger esa “ciudad de los muertos” de los profanadores de tumbas. Hizo referencia a como literatura y romances usan ese argumento de la Judía de Toledo para justificar la derrota en Alarcos de Alfonso VIII de Castilla frente a los almohades en 1195. Y de todas las versiones se detuvo en la que ha servido de base a la obra que presentó El Taular a continuación la de Lion Feuchtanger, “Spanische ballade” (1955), que habla de cómo el rey vivió en Toledo esta historia de amor, “olvidando a su reino”. Y cómo esos amores han ido dejando un bellísimo rastro literario de romances, poemas, novelas y obras teatrales, que enumeró.

Glosó la figura de ese Rey de Castilla, padre de Doña Berenguela, al que llamaron el Noble y el Bueno y que no disfrutó de una infancia feliz, pues su madre muere cuando él tenía 9 meses y con 3 años ve morir a su padre, casándose con apenas 15 años con doña Leonor, de 10 años e hija de Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, siendo por tanto cuñado de Ricardo Corazón de León y de Juan sin Tierra, ambos vinculados a otra leyenda, la de Robín de los Bosques. Y se preguntaba “si esta historia de la Judía de Toledo no era un traspaso legendario de lo sucedido a su suegro Enrique II, al cual una verdadera Rosamunda Cliffor hechizó con sus encantos, haciéndole prisionero de su belleza en Woodstock”.A continuación, comenzó la representación que llevó a cabo el Taular Teatro, que consistió en una adaptación de la novela “Alfonso VIII y la judía de Toledo” al teatro, enmarcando las referencias históricas y situando la trama amorosa entre Alfonso VII y la judía Raquel, presentando una época convulsa anterior a la batalla de Alarcos en 1195, donde las luchas entre los diferentes reinos cristianos y la reconquista de Al-andalus centran toda la atención y la ambición de Alfonso VII. El texto del autor alemán se centra en este romance que apareció a sonar en tiempos de Alfonso X el Sabio sobre el supuesto romance que Alfonso VIII mantuvo con la judía Raquel. Historia o leyenda, el tema ha sido abordado desde distintas ópticas, y como en el siglo XX, Lion Feuchtwanger, gran amigo de Bertolt Brecht, quizá eleva el tema a obra maestra con su documentadísima “Spanische ballade”.

La obra se sitúa en un espacio muy cercano a nuestra comarca, con la ciudad de Alarcos y la ciudad de Calatrava como escenarios de luchas de poder y a personajes históricos que han tenido mucho que ver con el desarrollo de nuestro territorio. Se trató de una lectura dramatizada que salía de lo convencional, ya que contaba con varios movimientos escénicos. Además, durante la representación, la luz tuvo un papel muy importante, así como los efectos de sonido, con música que acompañaba perfectamente la trama de la historia. Al finalizar la lectura, las Marcas de Calidad de la comarca, la IGP Vino Campo de Calatrava y DOP Aceite Campo de Calatrava, que han presentado recientemente sus primeros vinos embotellados de la campaña 2017 y AOVEs, dieron un aperitivo a todas las personas asistentes. De igual modo, la empresa de Bolaños de Calatrava, Embutidos Naranjo, ofreció uno de sus productos estrella, la patatera del Campo de Calatrava. *Ver imágenes*