Lunes, 18 Noviembre 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

Constantino Molina compartió su poesía vitalista en la cuarta sesión del 32 Encuentro de Poesía Española

  • Publicado el Viernes, 27 Octubre 2017 08:15
Semana de la poesia

El joven albaceteño tiene tres premios con solo dos libros editados

De privilegio definió el concejal de Cultura, Pedro Torres, la presencia del poeta Constantino Molina Monteagudo (Pozo-Lorente, 1985) en Almagro, en el 32 Encuentro de Poesía Española. Y de privilegiados quienes pudieron ayer escuchar y conocer al joven albaceteño que con tan solo dos libros publicados de poesía ya tiene tres prestigiosos premios. El más importante lo recibió hace menos de un año, el pasado mes de noviembre. El Ministerio de Cultura le concedió por su primer poemario Las ramas del azar, el Premio Nacional de Poesía Joven 2016.

Almagro ha sido la primera ciudad castellano-manchega en la que ha compartido su poesía y su manera de entender la vida. Sus poemas son vitalistas, hablan de la vida, pero no desde un punto de vista melancólico, sino todo lo contrario, “me gusta celebrar el hecho de estar vivo”. Y así lo hizo ayer ante el nutrido público que se dio cita en el Teatro Municipal de Almagro. Recitó varios de sus poemas que abordan temas esenciales de la vida en la que la naturaleza tiene un peso predominante para desarrollar un discurso entre lo cotidiano y lo místico, o mejor dicho la espiritualidad en su más amplio significado.

Durante una hora, Constantino Molina Monteagudo, (con nombre endecasílabo) recitó poemas de Las ramas del azar- premio Adonais 2014 y Premio Nacional de Poesía 2016. Después, continuó con Silbando un eco extraño- Premio Alfons el Magnanim. Molina habló de cada poema que leyó, por qué surgió, por qué escribió sobre ese tema, ese aspecto de la vida que le inquieta, le interesa o quiere contar y expresar y lo hace alejándose de la senda predominante, porque Molina Monteagudo no es un poeta al uso. También contó cómo empezó en el mundo de la poesía. Un inicio tardío, a los 24 años, que llegó después de dedicarse a la pintura y a la música, aunque siempre como afición y compaginándolo con trabajos de todo tipo alejados del mundo de la cultura. Como anécdota, Molina trabajaba de cajero en un supermercado cuando recibió la noticia de la concesión del Premio Nacional de Poesía por su poemario Las ramas del azar. De la poesía dijo que tiene el don de recobrar la belleza del lenguaje. Ayer los asistentes al recital tuvieron la suerte de disfrutar de esta belleza del lenguaje en poemas como globo de feria, física cuántica, la cabra o cuatro poetas.

Esta noche, última sesión
El 32 Encuentro de Poesía Española finaliza hoy, viernes 27 de octubre con “Beso soy Miguel Hernández” de MIC Producciones y Distribuciones Teatrales-La Morgue a las 20:30 horas en el Teatro Municipal de Almagro. Una propuesta que nace de la correspondencia entre Miguel Hernández y su mujer, Josefina. La Guerra Civil Española y sus voces son también personajes de este espectáculo que se sirve de la interpretación musical y vocal, así como un estudiado espacio sonoro, de referencias históricas.