Viernes, 22 Septiembre 2017
A+ R A-

El arte contemporáneo llega al Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

  • Publicado el Sábado, 08 Julio 2017 08:15
Inahuguracion Exposición

Cinco artistas de reconocida trayectoria muestran sus trabajos en el Pradillo de Santo Domingo, el Palacio de los Fúcares, la Iglesia de San Blas, el Espacio de Arte Contemporáneo y la Antigua Universidad Renacentista

En el marco del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, Acción Cultural Española (AC/E) y la Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro han vuelto a colaborar juntos en un proyecto. En esta ocasión, proponen al público de Almagro que visite la ciudad con cinco paradas en cinco espacios y lugares representativos: El Pradillo de Santo Domingo, el Palacio de los Fúcares, la iglesia de San Blas, el Espacio de Arte Contemporáneo y la Antigua Universidad Renacentista.

El nombre del proyecto, que engloba un conjunto de propuestas específicas de cinco artistas de reconocida trayectoria –Pepe Buitrago, Dionisio Cañas, Mercedes Lara, Juan López y Alicia Martín, ha recibido el nombre de “Apartes”. Comisariado por Jorge Díez, se desarrolla entre el 7 de julio y el 27 de agosto. “El arte contemporáneo puede generar propuestas tanto de carácter simbólico como utilitario que traten de dialogar con nuestro entorno social, político y cultural, interviniendo para ello en ocasiones en el espacio público o en lugares distintos de las galerías comerciales o las salas de exposiciones de museos y centros artísticos. Este diálogo se hace más complejo, pero también más estimulante, cuando se plantea en poblaciones pequeñas alejadas de los circuitos establecidos del arte o se inserta en otros campos de la cultura. En esta ocasión coinciden ambos escenarios: la ciudad de Almagro y el Festival Internacional de Teatro Clásico”, explica Díez.

Son cinco propuestas con las que se busca activar la participación del público y entablar un diálogo emocional y reflexivo desde las artes visuales a través de lenguajes tan diversos como la holografía, el vídeo, el arte de acción, la instalación o la escultura. Los autores han puesto su “mirada en el Siglo de Oro y, partiendo de la dialéctica barroca entre verdad y engaño, proponen un diálogo crítico con varios de sus principales autores y temas”

Los artistas y sus obras

Pepe Buitrago / Tomelloso, 1954. (“La apariencia de la realidad – La realidad de la apariencia” en el Espacio de Arte Contemporáneo)

En el trabajo de este artista confluyen la escritura y los signos: un lenguaje que crea una tensión que va de lo poético e intimista a lo cotidiano y social, reflejándose en su preocupación por la condición humana, por temas como la identidad, la economía, la locura o la muerte, elementos que adquieren en su obra una dimensión irónica a la vez que humana provocando inquietud en el espectador. Desde 2014 desarrolla el singular proyecto del Centro de Holografía y Artes Dados Negros en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), con el objetivo de difundir el arte contemporáneo en el medio rural.

Este proyecto agrupa y constituye el argumento de una serie de trabajos de instalación, fotografía, holograma y vídeo realizados por Buitrago durante los últimos treinta años, que se exponen ahora en el Espacio de Arte Contemporáneo como una suerte de diálogo con las obras de los demás artistas participantes el proyecto. Una reflexión acerca de la delicada línea que discurre entre lo real y lo irreal, la sutil barrera entre lo que conocemos y desconocemos, entre lo que la realidad nos muestra y nos oculta.

Dionisio Cañas / Tomelloso (Ciudad Real), 1949 (“El Gran Poema de Nadie” en el Almacén de Fúcares)

Poeta-artista, vivió en Francia nueve años y residió en Nueva York desde finales de 1972 hasta 2005, ahora vive en La Mancha. Fue profesor en la Universidad de Yale y catedrático de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Desde 1987 viene realizando acciones, performances e instalaciones con sus textos. Ha colaborado con artistas como Txuspo Poyo, Iván Pérez, Carlos Pazos y Juan Ugalde, con Montserrat Soto en la videoinstalación Lugar de Silencios (Barcelona, 2007), y con el artista Francis Naranjo y el compositor José Manuel López López desde hace una década. Sus proyectos principales son El Gran Poema de Nadie (2002-2017), Acción rural (2015-2017), Acción refugiados (2016-2017) y la más reciente Lujo para todos en el marco de Cáceres Abierto 2017. Se ha realizado, entre otras ciudades, en Cuenca, Madrid, Barcelona, Salamanca, Toulouse, Nueva York, San Sebastián, Rabat, Murcia o El Cairo, y su carácter anónimo y efímero es intrínseco a su finalidad: hacer que los participantes se sientan parte de un colectivo temporal durante la realización del poema, lo más importante es el proceso de realización y la interacción social que se produce. En Almagro se trabaja con textos o conceptos de los clásicos del Siglo de Oro a partir de palabras y frases recogidas por los participantes en distintos lugares de la población. El poema compuesto en una gran banderola se ubica tras su realización en la fachada del Palacio de los Fúcares. Además el Espacio de Arte Contemporáneo acoge el vídeo I am you / Soy tú y carteles con poemas en árabe y castellano de Torre de silencios.

Mercedes Lara / Daimiel (Ciudad Real), 1967 (“Por el camino viene” en la iglesia de san Blas)

Artista multidisciplinar que se siente cómoda interviniendo espacios en los que desarrolla una pieza específica para cada lugar. Los materiales que utiliza son la luz, las lentes dicroicas, los hilos y en general todo lo que nos conecta con el tiempo, con el movimiento y también con esa inteligencia emocional que da el trabajo manual. El tiempo empezó siendo su obsesión del que habla con sus piezas cambiantes. Pero el tiempo no puede separarse del espacio, todo trascurre en algún lugar. Con la luz o el color imita o intenta interpretar el tiempo, su cambio, su continuo movimiento y nuestra percepción siempre distinta. El espacio y el tiempo escapan siempre a nuestro control y Mercedes Lara intenta hacernos conscientes de su mutación y transcurso.

En los diferentes géneros artísticos del Barroco el inicio y el final de la vida están presentes a través de todos los sentidos. En esta intervención se crea una escenografía en la Iglesia de San Blas en penumbra, que refleja en sus paredes las gotas sucesivas al caer y mover el agua, una metáfora del paso de la vida, del fluir del agua que nos señala el camino que recorremos, siempre en movimiento. Ese sonido de la gota que cae nos recuerda que nuestro recorrido tiene un final, y el olor del incienso nos dice dónde estamos, cual es el inicio y el final de nuestro caminar. Los colores son las sombras y reflejos que, bañados con el humo del incienso al quemarse, se funden en la experiencia táctil de la gota al salpicar en los recipientes que se extienden por el suelo de la iglesia. Además Lara realiza la instalación Como un rumor dorado en el Espacio de Arte Contemporáneo.

Juan López / Alto Maliaño (Cantabria), 1979 (“Verdad” en la Antigua Universidad Renacentista)

Este artista explora las posibilidades estéticas del entorno urbano, juega con los espacios, vincula videoproyecciones e instalaciones y diseña complejas construcciones icónicas. En su trabajo subyace un profundo interés por poner en contacto directo el lenguaje desarrollado en la calle con los diferentes códigos artísticos propios del ámbito de lo privado o lo institucional. De esta manera sus producciones integran una diversidad de elementos que hacen inmediata referencia al espacio urbano.

Utilizando la fachada del edificio del Convento - Universidad Nuestra Señora del Rosario/Antigua Universidad Renacentista de Almagro (AUREA) el planteamiento de Juan López consiste en establecer una relación entre arquitectura y tipografía. En paralelo se trata de resaltar la importancia del texto en el ámbito teatral utilizando, en este caso, uno de los conceptos claves del teatro barroco, el de la verdad confrontada con la apariencia. Por medio de la contraforma de las letras fijadas sobre la fachada se dibuja la palabra verdad mediante el contraste de las letras que componen dicha palabra con la piedra del propio edificio. En el Espacio de Arte Contemporáneo se muestra su videoinstalación Segurata.

Alicia Martín / Madrid, 1964 (“Solo vine a ver el jardín” en la Plaza de los condes de Valdeparaíso)

Desarrolla su obra en diferentes disciplinas: escultura, fotografía, vídeo, instalación y dibujo, siendo la escultura y las intervenciones en lugares específicos los campos en los que ha trabajado con más continuidad y obtenido un mayor reconocimiento. A principios de los años noventa del siglo pasado comenzó a trabajar con libros, el elemento que se ha convertido en una de las señas de identidad de su obra, la materia básica a partir de la cual ha realizado muy distintos proyectos centrados en el carácter universal del libro como vehículo transmisor de conocimiento con una gran carga antropológica, a la vez que objeto cotidiano de consumo, que conlleva una poderosa carga simbólica y ofrece múltiples interpretaciones. Esta escultura hace referencia a la idea del laberinto en el jardín barroco como metáfora de la cultura occidental, como símbolo del pensamiento y explicación de la condición y el destino humano. La base de la escultura, que puede verse en el Pradillo de Santo Domingo, son las raíces de un árbol muerto que soporta un sistema confuso, un movimiento inestable de libros, laberinto comprimido y deformado en espiral. El libro como representación de la actividad humana forma parte de la naturaleza que se descompone y se transforma describiendo un movimiento en elipse, recorrido que se cierra en sí mismo y a la vez fuga desde su centro. Su intervención se complementa en el Espacio de Arte Contemporáneo con las obras Vórtice I y II.