Almagro cierra los Santos Viejos con la festividad de san Blas

San blas

Como manda la tradición, la que se denominaba la primera feria de Almagro, reunió a muchos vecinos para poner una vela al santo, comprar una gargantilla o tomar algo en familia o con amigos

Un año más, el tiempo desapacible no ha impedido que cientos de almagreños se dieran cita en el día de ayer, en la iglesia de san Blas y su pradillo. Desde primera hora de la mañana, la iglesia fue un ir y venir de vecinos que asistieron a los laudes, el chocolate y a la misa en honor del patrón de los enfermos de garganta y de los otorrinolaringólogos. Por ese motivo, todos los años, el dulce más apreciado son las gargantillas que se agotaron a primera hora de la tarde al igual que las tortas y hornazos típicos de estas festividades conocidas como los Santos Viejos.

or la tarde, la celebración continúo en el pradillo que lleva el nombre del santo. Puestos de chucherías, churros, atracción para los más pequeños y una barra de bar, punto de encuentro de familiares y amigos. También se llevó a cabo el tradicional sorteo de una cesta. El agraciado, el poseedor del número 3.430.

Actuaciones realizadas en la iglesia de san Blas

La Hermandad de san Blas ha acometido algunas pequeñas actuaciones en la iglesia, gracias a las cuotas de sus socios. Han colocado algunos de los detalles del artesonado del techo situado en la parte posterior del templo religioso que se habían perdido. También ha restaurado una parte de la ornamentación- cornisa- que faltaba, además de llevar a cabo la limpieza y barnizado del artesonado como una medida más de conservación del histórico edificio uno de los más singulares del patrimonio artísticos de Almagro. Por otro lado, han arreglado una de las salas utilizadas como almacén que han pintado y colocado suelo que estaba con cemento.*Ver imágenes*

.