Martes, 16 Julio 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

Estado de religiosos y religiosas en Almagro en el año 1715

  • Publicado el Lunes, 21 Marzo 2016 14:28

AURE

Arcadio Calvo Gómez
Cronista oficial de Almagro

Por real orden de S.M. el Consejo de las Militares mandó hacer un informe extrajudicial de conventos de religiosos y religiosas del Campo de Calatrava, con relación de individuos que componían cada comunidad incluyendo los sacerdotes de cada parroquia. El más extenso corresponde a Almagro por el número extraordinario de miembros que sumaban la nada friolera cifra de trescientos ochenta y cuatro. Es un interesante e importantísimo documento redactado por el escribano almagreño Juan Calvo Serrano (séptimo abuelo del autor de este artículo) en el que nos detalla el número de frailes y monjas que existía en cada convento, más los presbíteros de las distintas parroquias así como los cargos que tenía cada individuo en su respectivo cenobio o parroquia.

Nueve conventos existentes en Almagro en 1715

Masculinos: Convento y Colegio de Ntra. Sra. del Rosario (Universidad), con ochenta y ocho individuos; Santa Catalina (franciscanos descalzos), veintiséis; Convento y Colegio de San Agustín (recoletos), cuarenta y uno; Compañía de Jesús (jesuitas), siete (esta comunidad no tenía terminada la iglesia ni colegio en esa fecha); Convento Hospital de San Juan de Dios (hermanos de esta Orden), cinco. Total religiosos, ciento sesenta y siete.

Conventos femeninos: Real Convento de Ntra. Sra. de la Asunción Orden de Calatrava, once religiosas; Monasterio de la Encarnación (dominicas) setenta y siete, en el se incluye religiosas de coro profesas, novicias, porcionistas y legas. Era el más poblado de todos los conventos femeninos de Almagro. Convento de Santa Clara (franciscas), veintiocho (el convento se levantaba en el lugar que ocupa el actual Colegio Público, Miguel de Cervantes). Convento de San Bernardo (monjas Bernardas), veinticinco de coro y cuatro de segundo hábito. Total monjas ciento cuarenta y cinco. La almagreña “Universidád Alcobricensis” de Ntra. Sra. del Rosario, sabemos que junto con el convento fue regentada por la Orden de Predicadores desde su fundación hasta su extinción. El monasterio universitario lo poblaban en 1715 un total de ochenta y ocho religiosos dominicos con novicios y hermanos legos que desempeñaban los siguientes empleos: Un prior y rector (doctor en Sagrada Teología), subprior, vicerrector y el regente del convento y colegio.

Había once doctores teólogos; algunos impartían otras materias y cargos como el de rector, otro, maestro de estudiantes y tres catedráticos de Teología, Vísperas y Prima. Cinco maestros en Artes, de los cuales uno era catedrático de Lógica, otro de Filosofía, el tercero de Prima y tres lectores ¿?. Súmulas, Teología Moral y Gramática, tenían sus correspondientes catedráticos Había dos padres colegiales por Almagro y uno por las ciudades de; Ciudad Real, Córdoba, Cabra, Ronda, Granada, Málaga, Jerez y Murcia.

Dos archiveros y depositarios, clavero, sacristán, dos limosneros y un maestro de novicios.

Cinco sacerdotes mozos (uno cantor y otro catedrático de Gramática ya indicado). Siete religiosos antiguos (uno de coro, loco) y cinco ancianos sin cargos. En cuanto a hermanos; cuatro, eran diáconos y teólogos moralistas, uno, diácono y teólogo escolástico; dos, subdiáconos y teólogos escolásticos. Un acólito también teólogo escolástico. Siete acólitos; tres de ellos filósofos, dos lógicos y otros dos sumulistas. Otros quince hermanos legos (excepto uno anciano) desempeñaban las siguientes funciones: dos mayordomos de hacienda, hortelano, dos procuradores y limosneros, sacristán, portero, enfermero, organista, refitolero, dos panaderos y tres hermanos legos sin especificar misión.

Del colegio y convento del Santísimo Sacramento (San Agustín) destaca el buen número de religiosos predicadores que tenía esta comunidad. Componían la misma; el rector, que era a su vez lector jubilado, el definidor, diez padres predicadores, un maestro de Teología, y cuatro lectores de Prima, Vísperas Artes y Nona. Dieciséis coristas, siete legos y un estudiante. El de Santa Catalina (franciscanos descalzos) tenía los siguientes: El guardián (prior) que era lector de Teología y un presidente; dos lectores de Prima y Vísperas, maestro de estudiantes, tres predicadores y tres confesores. Los hermanos de obediencia eran seis. El seminario tenía diez estudiantes.

Los cinco hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios, tenían dedicación plena en su estable- cimiento asistencial. La Compañía de Jesús, solo componían la comunidad siete religiosos con los hermanos; pues como se ha dicho, en esa fecha aún no estaban terminados de construir casa y colegio.

Cabildos parroquiales

Existían también, amén de los mencionados conventos, las dos parroquias con sus respectivos cabildos eclesiásticos con más de treinta presbíteros cada uno. Los cabildantes de ambas parroquias todos tenían sus capellanías con rentas para poder vivir según sus bienes. Con modestia unos y más holgadamente otros. El informe dice que “sus letras son las bastantes para el sacerdocio y buenos predicadores y cumplidores de su ministerio”. También detalla alguno- los menos- con menor dedicación.

El cabildo eclesiástico de la Admirable Ascensión de Ntro. Señor Jesucristo en San Bartolomé el Viejo, estaba formado por treinta capitulares más el párroco y ocho ordenados de Orden Sacro. La formación académica de algunos de sus componentes era la que sigue: Párroco prior de la Orden de Calatrava; era nombrado por oposición por el Real Consejo de las Órdenes. Un decano de la Universidad, a su vez comisario del Santo Oficio de la Inquisición maestro en Artes y doctor en Sagrada Teología, otros tres doctores en Sagrada Teología. Tres teólogos, un licenciado, otros dos comisarios del Santo Oficio maestros en Artes, y un beneficiado en la parroquia de San Pedro de Ciudad Real.

En cuanto al cabildo de los Gloriosos apóstoles San Felipe y Santiago, en la parroquial de la Madre de Dios constaba de treinta y un capitulares más cuatro ordenados de Orden Sacro. A la cabeza, un párroco (en este caso no de Calatrava) moralista. Un maestro en Artes y teólogo, tres doctores en Sagrada Teología y un moralista. En los ordenados de Sacro, había dos moralistas y un teólogo. Conocido este informe de hace trescientos años, muy bien se puede valorar el nivel académico existente entonces en nuestros conventos. Almagro, fue durante siglos foco de cultura y llama viva de espiritualidad de todo el Campo de Calatrava. El panorama religioso en nuestra ciudad a día de hoy, ha sufrido un cambio tan drástico como penoso. Los tiempos han cambiado, no cabe duda, y aunque en nuestra ciudad se viva una espiritualidad azuzada por los tiempos que nos toca vivir por ese avance de descristianización, quiera Dios que la semilla espiritual recibida y mantenida de tantos siglos por los almagreños pueda seguir -aunque en menor medida- dando abundante fruto. (Fuentes. A.H.N. OOMM.1691-1 )