El empresario mexicano Mauricio Fernández Garza, que restauró el artesonado de la Antigua Universidad, visita Almagro

Visita a Almagro

El alcalde Luis Maldonado, en nombre de los almagreños, reconoce la labor realizada por haber recuperado el artesonado que tuvo la Universidad Nuestra Señora del Rosario

El alcalde de Almagro, Luis Maldonado, recibió en la tarde de ayer, miércoles, al empresario mexicano Mauricio Fernández Garza, que en la década de los años 70 adquirió en México y restauró el artesonado de la Antigua Universidad Renacentista Nuestra Señora del Rosario.

Maldonado, en nombre de todos los almagreños, le hizo entrega de una placa en reconocimiento por “haber recuperado y puesto en valor” el citado artesonado mudéjar que viajó a Estados Unidos de la mano del magnate de la prensa y modelo del Ciudadano Kane, William Randolph Hearts, a finales de la década de los años 20. El artesonado tuvo otro dueño Carl W. Hamilton pero en ningún caso se mostró o se volvió montar. Estuvo durante décadas en barriles de petróleo hasta que Mauricio Fernández Garza lo compró en una subasta. De no haberlo hecho, el artesonado hubiera caído en manos interesadas en la calidad de la madera para otros usos. “Esta pieza, si no la hubiera adquirido, se hubiera destruido y utilizado para construir muebles como si fueran antiguos”, dijo el empresario y político mexicano durante su visita a Almagro. Ahora el techo de la Antigua Universidad, como se conoce en Almagro, está en su casa-museo La Milarca en un pueblo cerca de Monterrey, en Nuevo León (México), que tiene el nombre de Pedro Garza García. Con el nombre de La Milarca publicó en 2009 un libro en el que explica la evolución de la construcción y detalla la arquitectura de la casa que tiene el artesonado almagreño.

Fernández Garza mostró su respeto y admiración hacia Almagro, una ciudad que ha definido con una de las más bellas del mundo, que transmite paz y tranquilidad. “Con todo mi respeto al Ayuntamiento de Almagro, gracias por el reconocimiento que nunca esperaba y con todo el deseo de ayudar y colaborar en mantener esta maravilla del mundo. Con todo mi afecto”, escribió en el Libro de Firmas Ilustres de Almagro. Además, habló con cariño y pasión sobre Almagro: “Tienen muchas cosas muy extraordinarias es muy loable que se conserve tal y como está en el siglo XXI; no es común en ningún otro lugar”.

No es la primera vez que el empresario viaja a Almagro. La primera vez fue cuando se enteró que el artesonado que había adquirido era de Almagro y se puso en contacto con historiadores y personas que supieran sobre este hecho. El primer contacto fue con el entonces cronista oficial de Almagro, Ramón Maldonado, padre del actual alcalde, en los años 80. Precisamente ayer, el alcalde recibió una copia de las cartas que Fernández Garza recibió de su padre.

En esta ocasión, el ex rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Luis Arroyo, ha sido la persona que ha puesto en contacto al alcalde con Fernández Garza, que durante su visita ha estado acompañado del profesor de Historia del Arte de la Universidad de Castilla-la Mancha, Enrique Herrera. El salón de Plenos del Ayuntamiento, la iglesia de San Agustín, el Museo del Encaje y la Blonda y el Corral de Comedias han sido algunos de los lugares visitados. Pero también ha conocido de primera mano el artesonado de la ermita de San Juan y del Convento de los Dominicos.