Domingo, 09 Agosto 2020
A+ R A-

Hemeroteca Años

El convento de la Encarnación reabre sus puertas hoy

Fachada Convento de la Encarnación

Un trozo de la cabeza del león que forma parte del escudo que preside la puerta principal se desprendió el pasado viernes sin causar daños

Este pasado viernes, un trozo del material de la cabeza del león que forma parte del escudo que preside la puerta de acceso principal del Convento de la Encarnación cayó al suelo. Inmediatamente, el alcalde de Almagro, Luis Maldonado, en nombre del Ayuntamiento, informó a la Dirección General de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, al tiempo que acordonó la zona, la puerta de la iglesia y se prohibió la entrada como medida de precaución.

Ayer por la tarde, Cristina Peña, restauradora especialista en piedra que trabaja actualmente en el castillo de Montiel, se trasladó a Almagro para conocer y evaluar la situación. Tras observar la pieza desprendida informó al alcalde, presente en la visita, de que no había ningún peligro de desprendimientos y la iglesia podía abrirse hoy.

El trozo que se ha caído es la cabeza de uno de los leones que en los años 50 se restauró. La piedra original fue sustituida por mortero de yeso, sujeto por unas cuñas de madera. Precisamente, este trozo de yeso- y no piedra- es el que se desprendió el pasado viernes y cayó sobre la calle sin ocasionar ningún daño. Su caída se debe al paso del tiempo, ya que las cuñas de madera que sujetaban el citado trozo se habían podrido. Peña enviará un informe a Patrimonio y a la Dirección de Cultura y redactará un proyecto de intervención.

La portada de acceso consta de dos cuerpos: el primero, edificado en el siglo XVI, está formado por un sencillo arco de medio punto que configura un falso alfiz. El segundo cuerpo se construye en el siglo XVIII, cuando el Conde de Valdeparaíso es nombrado patrono del convento, por lo que dona una cantidad de dinero para el reparo de la iglesia y la constucción de su retablo mayor. Está decorado con el bellísimo escudo de los Condes de Valdeparaíso.