Viernes, 22 Marzo 2019
A+ R A-

Almagro en fotos después de las lluvias de marzo

Las intensas precipitaciones de esta año, las más elevadas de los últimos 50 años, confirman ese ciclo de pluviosidad y si hiciéramos una vista de pájaro sobre nuestra provincia descubriríamos un maravilloso vergel, con unas Lagunas de Ruidera en la cabecera del Alto Guadiana rebosantes de vida, un humedal continental como las Tablas de Daimiel que recupera sus niveles de antaño, los complejos lagunares  de Alcázar de San Juan y Pedro Muñoz en la Mancha Húmeda devolviendo la luz solar como espejos, los ecosistemas lacustres del Campo de Calatrava llenando sus vasos volcánicos de agua y sobre todo veríamos nuestros ríos correr briosos  por nuestra provincia: Guadiana,  Bullaque,  Estena, Tirteafuera, Cigüela, Záncara, Azuel, Fresnedas, Ojailén, Guadalén, Cañamares, Jabalón, etc..

Aquí en nuestro término municipal no estábamos acostumbrados a ver correr el agua y casi desconocíamos la existencia de las lagunas de origen volcánico o los chorreros que ahora tantos problemas nos dan.  Así se ha convertido en algo natural en los últimos años ver correr el arroyo Pellejero por el borde sur del núcleo urbano, o anegar la Veguilla, debido a la perdida de su cauce o  las construcciones realizadas que han obviado el paso de este arroyo, lo que impide que llegue a Bolaños de Calatrava.

Más caudaloso que Pellejero es el arroyo Cuetos que nace en la Sierra Pelada y  tras cruzar el término de Bolaños por los Santuarios de la Virgen del Monte y de las Nieves se internan en el término municipal de Almagro, donde se uniría a Pellejero cerca de la Depuradora. Desde aquí  juntos se dirigen a Torralba pasando por San Isidro, y termina su trazado tributando sus aguas al Guadiana cerca de Calatrava la Vieja. Hoy podemos contemplar gran cantidad de aves acuáticas en su recorrido: ánades, fochas, cigüeñuelas, avefrías, garcillas, garzas reales e incluso flamencos.

El río Jabalón a su paso por nuestro término también era desconocido y su cauce estaba prácticamente limitado a una simple zanja en algunos tramos, hoy en discurre alegre y ruidoso alcanzando en más de 30 metros de anchura en los mejores momentos y sobrepasando el romano puente del Alguacil.

El navajo Grande, el navajo Chico, la laguna de Tiracarza, el Maar de Cervera, la laguna del Acebuche, son lagunas temporales de origen volcánico que últimamente nos regalan una imagen espectacular, además de ser un ecosistema de un valor incalculable. Por no hablar de la aparición cada año de los llamados geisers, provocados por la presión del gas del subsuelo, procedente de la actividad volcánica pretérita, que al subir los niveles de los acuíferos subterráneos, se queda sin espacio para el gas que busca una salida, provocando este fenómeno.  

Por todo esto debemos poner especial atención a este ciclo hidrológico y tener en cuenta en todas nuestras actividades el curso de las aguas, respetarlo y acondicionarlo, devolviéndole  su espacio vital. *Ver algunas imágenes*