El curso de encaje de blonda finaliza con la entrega de diplomas

En total han sido trece las participantes procedentes de Hornachuelos (Córdoba), Puertollano, Chiclana (Cádiz), Ciudad Real, Albacete y Madrid. Unas han aprendido y perfeccionado la técnica del encaje de blonda almagreño, otras han aprendido aprenden tönder,  encaje danés de fondos de tul que se trabaja sobre un picado pero siguiendo un diagrama a color y su ejecución es más fácil que la blonda. Cádiz, Madrid o Córdoba han sido los lugares de procedencia de estas mujeres que disfrutan con esta afición de la que dicen relaja, engancha y hace olvidar los problemas, “haciendo encaje no puedes pensar en otra cosa, necesitan la máxima concentración”. 

El regidor almagreño que entregó a cada una de las participantes el diploma del curso, dijo también que desde el Ayuntamiento se seguirá apostando por este tipo de cursos formativos, que tiene como objetivo fundamental conservar y transmitir el arte de hacer este tipo de encaje español que se realiza mediante el cruce de hilos de seda.