Martes, 23 Abril 2019
A+ R A-

El Cronista Oficial de Almagro inaugura el curso de la Universidad Popular con una conferencia sobre Isabel Fúcares

  • Publicado el Miércoles, 20 Noviembre 2013 00:00
Inauguración del curso

Arcadio Calvo dio a conocer la vida de la “Condesita”, hija ilegítima de Jorge Fúcar Ilsung, sobrino nieto de Jakob Fugger que se hizo cargo de los asuntos de su tío en Almagro.

El Cronista Oficial de Almagro, Arcadio Calvo, ha sido el encargado de inaugurar el curso 2013-2014 de la Universidad Popular. Calvo, investigador de la historia de la localidad, indaga desde hace varios años sobre personajes que vivieron, que tuvieron relación con la ciudad y dejaron su huella. La llegada de uno de los hombres más ricos de la Historia de Europa, Jakob Fugger marcó un antes y un después en Almagro. Los problemas financieros del emperador Carlos- el rey Carlos I de España y V de Alemania- hicieron a los Fugger, por su apoyo a la corona, los beneficiarios de las rentas de las minas de Almadén y administradores de los Maestrazgos de la Orden de Calatrava. El cronista oficial de Almagro ha desentrañado la vida de varios miembros de la familia alemana y de sus fieles gestores.

En la tarde de ayer, Arcadio Calvo compartió con una sala llena de asistentes una de sus últimos estudios y publicaciones. Concretamente sobre Isabel Fúcar, hija ilegítima de Jorge Fúcar Ilsung, sobrino nieto de Jacobo Fugger que se hizo cargo de los asuntos económicos de su tío en Almagro. Calvo desveló las desventuras amorosas del conde alemán que a su llegada a España se enamoró de una “hermosa dama granadina”, Isabel Pinedo. Y cómo recogen los documentos de la época, quedó preñada fuera del matrimonio. Fruto de esa relación nació Isabel Fúcar Pinedo que desde su infancia recibió las consideraciones de su padre a la distancia ya que Jorge Fúcar se casó después con Ana María, baronesa de Toringin y vivió en Alemania. Los criados de la casa y factores de los Fúcares se encargaban en nombre de su padre del cuidado de esta niña que permaneció largos años en el convento de Nuestra Señora de los Llanos de Almagro. En este lugar, recibió visitas de ministros de la Casa de los Fúcares y se sabe por las crónicas de la época que “muy de ordinario la Condesita recibía cuatro o seis platos de manjares diferentes de comida”.

Así lo contó el Cronista Oficial de Almagro, precisamente en el edificio que se conserva de la Familia Fugger en Almagro en la tarde de ayer, martes. La Condesica recibió su asignación económica y trigo durante muchos años hasta poco antes de 1633 que el conde alemán dejó de enviar no se sabe si el desentendimiento de su padre fue haber entrado en bancarrota la Casa de los Fugger en 1632 o tal vez por asuntos de índole familiar. Lo que recoge los documentos históricos es que Isabel Fúcar Pinedo demandó a su padre por este motivo. Lo que aún no sabemos es qué le deparó el futuro a la “Condesica”.