Jueves, 25 Abril 2019
A+ R A-

José María Real abandona Almagro

  • Publicado el Viernes, 31 Enero 2014 00:00

Concentración

El alcalde, Luis Maldonado ha confirmado esta mañana a través del Facebook la noticia que todo el pueblo esperaba

La presión social ha hecho posible que José María Real haya abandonado esta mañana del sábado Almagro donde residía desde hace unos días. Al igual que la llegada del violador y asesino de una niña de 9 años en Lugo, los vecinos almagreños se han enterado de la noticia que todos deseaban a través de las redes sociales y de los teléfonos móviles. El alcalde, Luis Maldonado, confirmaba la salida del pueblo de José María Real López también a través de su Facebook sobre las doce del mediodía, según fuentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. A partir de este momento, la noticia, con detalles de la salida incluso con una foto del violador fuera de Almagro corrió como la pólvora a través de whatsaps, tweet… de vecinos almagreños.

El primer edil ha destacado la serenidad y la tranquilidad de sus vecinos ante esta situación que demostraron ayer durante la concentración en la Plaza y que han conseguido que esta persona se haya ido de Almagro tan solo unas horas después de salir a la calle para mostrar su rechazo. “los almagreños han demostrado su sentido de la responsabilidad protagonizando una concentración pacífica y responsable para mostrar su repulsa”. Maldonado también ha tenido palabras de agradecimiento a las Fuerzas de Seguridad por su colaboración en todo momento y por su trabajo anónimo y callado. José Real López fue condenado a 56 años de prisión en 1994 por el rapto, violación y asesinato en 1992 de la niña Maruchi de Vilalba (Lugo) precisamente durante un permiso domiciliario por otra violación. Salió el 20 de diciembre de la prisión de Herrera de La Mancha, donde había pasado los últimos veintiún años. No obstante, José María Real López tendrá que cumplir todavía durante tres años y como medida cautelar una orden de alejamiento que lo impedirá acercase a Vilalba o a Lugo. Según publicó La Voz de Galicia tras su salida de la cárcel, tendrá que mantenerse alejado de esas dos localidades hasta el 27 de diciembre del año 2016 y el cumplimiento de esa medida cautelar se controla mediante la colocación de una pulsera GPS para conocer en todo momento su ubicación.