Viernes, 23 Agosto 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

La Galería Fúcares colabora en la exposición de Manuel Prior en Toledo

  • Publicado el Lunes, 13 Junio 2016 14:47

Cartel Camuñas Prior

 

 

La serie de trabajos pictóricos que Manuel Prior (Puertollano, 1933) ha venido realizando sobre la fiesta del Corpus Christi de Camuñas, desde los años 70 y en aproximaciones sucesivas, tiene a mí juicio dos líneas propias significativas, Líneas que derivan de la propia representación del Corpus camuñero. Como una intersección entre lo laico y lo religioso, lo transgresor y lo convencional, entre lo ceremonial y lo memorial.

Corpus de Camuñas que no es otra cosa que un Auto Sacramental que se representa y baila en las calles por parte de los llamados 'Pecados y danzantes'. Danzantes que se agrupan en tres bloques representativos del Mundo, del Demonio y de La Carne. Lejos pues de las solemnidades celebrativas de Toledo o de Sevilla, donde el eje de la representación eucarística es la exhibición de una magna custodia. En Camuñas, el asunto adquiere carácter de batalla medieval con reminiscencias y atisbos de Carnavales. Si aquí el conflicto es entre don Carnal y doña Cuaresma, allí es la batalla sostenida entre esas tropas intemporales.

La primera de las líneas que han fijado a Prior con Camuñas, daría cuenta del nexo que un asunto tan plástico y sorprendente como las diversas manifestaciones sacramentales tiene con la Pintura. Y particularmente la mutación del orden que arrastra todo Carnaval; no olvidemos que los diversos danzantes camuñeros van provistos de caretas, cuál máscaras carnavaleras.

Bastaría recordar las aportaciones históricas de Canaletto a Goya, de Brueghel a Ensor o de Miro a Gutiérrez Solana, para entender la fijación de Prior con Camuñas y el Corpus. Fijación que es, por otra parte, un lugar común de la misma Pintura en los ensayos de repetición de tantos autores. El Saint-Victoire, el Gran Canal o la Gare Saint Lazare, han merecido tantas repeticiones y capturas como las calles engalanadas de Camuñas por parte de Prior. Un Prior que tal vez rememore desde la topografía camuñera del cerro Cabeza Gorda y del arroyo Amarguillo, otra topografía de la memoria propia, en forma de Ojailen y de cerró de Santa Ana y San Sebastián, Otra cosa será la adecuación de su lenguaje pictórico con el universo expresivo de máscaras y danzantes. En raro abrazo de color y tiempo.

José Rivero. Junio 2016