Martes, 23 Abril 2019
A+ R A-

Los Margallo vuelven a Almagro con una comedia sobre la vida y la muerte

  • Publicado el Sábado, 03 Octubre 2015 15:56

NOMADAS

Mañana, domingo, el Teatro Municipal acoge Chimpón, Panfleto postmórtem con los veteranos Juan Margallo y Petra Martínez sobre el escenario

Hablar de UROC Teatro es hablar de una de las compañías más prestigiosas del panorama teatral español -con más de treinta años de trayectoria- y es hablar de una archiconocida pareja teatral, Juan Margallo y Petra Martínez. Su carrera ha estado siempre vinculada al CELCIT, por lo que no podían faltar a esta XV edición del Festival Iberoamericano de Teatro de Almagro en la que se conmemora el 40 aniversario de esta institución, informa el Festival a través de nota de prensa.

Margallo y Martínez, dirigidos por su hija Olga, llevan en esta ocasión a las tablas del Teatro Municipal, este domingo a las 20 horas, la obra Chimpón, Panfleto postmórtem, una obra cargada de ironía, inteligencia y humor que habla sobre la vida y la muerte, en coproducción con el Centro Dramático Nacional (CDN). Cuando Tita y J. F., sentados a la orilla del río, ven pasar, otra vez, el agua que no mueve molino y se dan cuenta que todo lo que lleva el río son pertenencias suyas o, lo que es peor, cosas que les pertenecieron, pues esta agua es agua ya pasada… Y o les da la risa o no tienen más remedio que reírse, pues los peces, las hierbas, las arenas movedizas, las ranas, los reflejos de nubes y cielos desvaídos, los infusorios cariacontecidos, pertenecen a un pasado no ya lejano sino olvidado y que no dan al mar sino que es el mar el que da ellos.

Hermano, primo, cuñado, suegro, nuero, yerna, amigo, congénere, desconocido... recuerda que "morir habemus". De esto trata Chimpón, Panfleto postmórtem. Ambos actores, sentados en sillas de ruedas movidas a distancia por el Hado de la Cibernética, repasan la película de la vida, poco antes de dar el traspié final, viendo pasar, a veces muy despacio, a veces deprisita, las peripecias que han asolado su existencia y que tanto les han dado de reír y comer, porque Juan Margallo y Petra Martínez han vivido de la risa.