Jueves, 18 Abril 2019
A+ R A-

El Gobierno Regional se reúne en Almagro

  • Publicado el Sábado, 26 Septiembre 2015 15:03

El presidente de la JCCM

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page preside la reunión de los integrantes del ejecutivo que tiene lugar en el Palacio de los Condes de Valdeparaiso

El Gobierno de Castilla-La Mancha garantizará a todos los ciudadanos de la región el acceso y calidad de la Educación, la Sanidad y los Servicios Sociales mediante la inclusión de estos “derechos fundamentales” en el Estatuto de Autonomía. Así  lo ha asegurado el vicepresidente del Ejecutivo autonómico, José Luis Martínez Guijarro, durante un receso en la reunión que el Gobierno regional está celebrando en Almagro  en la que participan todos los consejeros y delegados provinciales del Gobierno regional y que está encabezada por el presidente Emiliano García-Page, informa la Junta de Comunidades a través de nota de prensa.

 Una comparecencia en la que Martínez Guijarro ha estado acompañado por la delegada del Gobierno regional en la provincia de Ciudad Real, Carmen Olmedo y el alcalde de Almagro, Daniel Reina.  El vicepresidente autonómico ha asegurado que, mediante esta fórmula, se dará seguridad legal a los derechos en materia educativa, sanitaria y de protección social a todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha “vivan donde vivan” y “dispongan de los recursos que dispongan”, cumpliendo así con el objetivo de que el acceso a los mismos sea “público, universal y gratuito”.  Se evitará así además que los marcos normativos de protección de la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales puedan ser modificados o “cercenados”, como ha venido ocurriendo durante los últimos cuatro años.

 Acuerdo Marco por la Recuperación Social y Económica de Castilla-La Mancha

 Dicha protección forma parte del tercer eje del Acuerdo Marco por la Recuperación Social y Económica de Castilla-La Mancha, cuyos contenidos se están tratando en la reunión de Almagro.  Una “hoja de ruta” que servirá de “columna vertebral” para las políticas que emprenderá el Ejecutivo autonómico en los próximos meses, que establecerá plazos para la concreción de sus objetivos y que se materializará “dialogando con los agentes económicos y sociales” de la región, cumpliendo así con el objetivo de “diálogo, cercanía y transparencia” que regirá la política del Ejecutivo de Emiliano García-Page, tal y como el propio presidente regional comprometiera tanto en su programa electoral como en discurso de investidura.

 Pacto por la Recuperación Económica

 Este acuerdo estará compuesto por tres ejes estratégicos. El primero de ellos será el Pacto por la Recuperación Económica, en la que se impulsará un “cambio en el modelo productivo y económico” de la región, con el fin de “impulsar un desarrollo sostenido”, generar empleo y mejorar la capacidad productiva de Castilla-La Mancha. Un pacto que, tal y como ha apuntado Martínez Guijarro, respetará los sectores económicos tradicionales de nuestra economía pero que también propondrá medidas para mejorar su productividad y a los que se sumará una clara apuesta por “la investigación, el desarrollo, la internacionalización de nuestras empresas y la cualificación de nuestros trabajadores” como alternativas.

 Pacto por la Recuperación Social

 El segundo de los ejes estratégicos será el Pacto por la Recuperación Social, un acuerdo donde, como ha subrayado el vicepresidente “se vuelvan a recuperar los índices de calidad de los servicios públicos básicos” de Castilla-La Mancha: Sanidad, Educación y los derechos sociales “cercenados durante los últimos años”, incluyendo los derechos de los propios trabajadores públicos.

 Pacto por la Recuperación Democrática e Institucional

 El tercer eje será el Pacto por la Recuperación Democrática e Institucional de Castilla-La Mancha, cuyo principal objetivo será precisamente la reforma del Estatuto de Autonomía. Del mismo modo, Martínez Guijarro, ha anunciado que el Gobierno considera imprescindible una modificación de la normativa electoral de Castilla-La Mancha para que “ningún gobierno tenga la tentación de intentar ajustar la normativa electoral a sus problemas electorales”; un eje que se pactará con todas las fuerzas políticas de la región, “tengan o no representación en las Cortes de Castilla-La Mancha”.

 Martínez Guijarro también ha apuntado que el Gobierno regional se ha marcado como compromiso que el Estatuto de Autonomía no pueda ser modificado de forma unilateral como ocurriera durante la anterior legislatura.  Asimismo se aprobará una normativa específica que recoja un “nuevo y más amplio catálogo de incompatibilidades, de dedicación exclusiva”, así como el régimen y estructura de funcionamiento del Gobierno, cumpliendo así con un doble objetivo de “transparencia y exigencia” de los cargos públicos.

 Por último, se articularán mecanismos de participación institucional para que cualquier gobierno “tenga la obligación de escuchar” tanto a la ciudadanía como a los agentes económicos y sociales que los representan  El Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja en fijar la que será su "hoja de ruta" durante la legislatura, que estará marcada por alcanzar tres grandes pactos que hagan posible la recuperación económica y social de la región y que permitan lograr la regeneración democrática e institucional. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, preside hasta hoy, sábado, la reunión que los integrantes del ejecutivo autonómico mantienen en el Palacio de los Condes de Valparaíso para analizar, junto con los delegados de la Junta en las diferentes provincias, las que serán a partir de ahora las líneas maestras de trabajo.

El vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, en rueda de prensa, ha explicado a los medios de comunicación que estos dos días de trabajo servirán también para analizar los dos meses de trabajo del ejecutivo regional y hacer un análisis de la situación de la comunidad autónoma, tanto desde el punto de vista financiero como desde el punto de vista organizativo, una vez que se han conformado todas las estructuras de las diferentes Consejerías. Martínez Guijarro ha dicho que uno de los objetivos de este encuentro es ver "cuál es la foto fija de la situación de la comunidad autónoma y, a partir de ahí, marcar los objetivos para la legislatura y su grado de cumplimiento".

En este sentido, ha advertido de que será importante ver cuáles serán las prioridades a lo largo de la Legislatura de los compromisos adoptados tanto en el programa electoral como de aquellos que García-Page incluyó en el discurso de investidura o los que han surgido fruto del acuerdo de Legislatura alcanzado con Podemos. La priorización de estos compromisos, ha dicho Guijarro, saldrá también del diálogo que el Gobierno está dispuesto a mantener con los agentes sociales de la región, lo que supondrá, ha dicho, "un cambio radical en la forma de hacer las cosas" con respecto a lo que se venía realizando hasta ahora, publican varios medios. El vicepresidente del Gobierno ha subrayado que será fundamental en este mandado alcanzar un pacto por la recuperación económica, en el que a través de una serie de ejes se diseñe un cambio de modelo productivo y económico en la región.

Crecimiento sostenible

A través de este pacto se impulsará el crecimiento económico sostenible en Castilla-La Mancha con el objetivo último de la creación de empleo y la mejora del sector productivo de la comunidad autónoma, ha explicado Martínez Guijarro. Además del apoyo a sectores tradicionales, será fundamental, ha señalado el vicepresidente autonómico, buscar alternativas a la economía de Castilla-La Mancha, con la apuesta por sectores como la investigación, el desarrollo, la innovación, la internacionalización y la cualificación de las empresas y los trabajadores.

Otro de los grandes pactos tendrá como objetivo la recuperación social de los derechos de los castellanomanchega, para "se vuelvan a dar los índices de calidad en los servicios esenciales" como son la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales. Este pacto también hará posible la recuperación de derechos cerciorados durante los últimos años, incluyendo, ha dicho, "los derechos de los empleados públicos". El tercer gran pacto que propondrá el Gobierno regional será para buscar la regeneración democrática e institucional, para lo que propondrá la aprobación de un nuevo estatuto de autonomía para Castilla-La Mancha.

Nuevo estatuto

Este nuevo estatuto, según el Gobierno regional, "debe incorporar como derechos todas estas cuestiones que han sido durante estos últimos años eliminadas". Martínez Guijarro ha señalado que, de esta manera, lo que se tratará es de "preservar aquellos derechos sociales que son modificados a través de leyes en virtud de las tentaciones de los diferentes gobiernos". Su inclusión en el estatuto de autonomía, ha señalado, hará posible que "ningún gobierno tenga la tentación de eliminar esos derechos y los ciudadanos de Castilla-La Mancha los tengan garantizados". El Gobierno regional también cree importante modificar la normativa electoral de Castilla-La Mancha para que ningún gobierno pueda ajustar la normativa electoral a sus intereses electorales. Así ha apostado por que exista una normativa "clara y pactada con todas las formaciones políticas".

También se apostará en este gran pacto por que exista una nueva Ley de Gobierno en la que se recoja un nuevo catálogo de incompatibilidades y dedicaciones exclusivas y se establezca el régimen, la estructura y el funcionamiento del Gobierno, además de medidas relacionadas en materia de transparencia.