Almagro acoge la XXII edición del festival folclórico

Festival Folck

Este acto se ha convertido en la antesala al comienzo de la feria y fiestas

Tierra Roja volvió el sábado a inundar de folclore en estado puro la XXII edición del festival Ciudad de Almagro. Un año más la Plaza Mayor encajera estuvo abarrotada de gente que no quiso faltar a esta cita. Compartieron escenario junto a los anfitriones el grupo folclórico Torreón de Cartes de Cantabria y coros y danzas Nuestra Señora de la Merced de Herencia.

Los grupos participantes se dieron cita en el Almacén de los Fúcares dónde tuvo lugar la entrega de obsequios conmemorativos. Desde este emblemático lugar, se inició el pasacalle hasta llegar a la iglesia de San Bartolomé el Real para realizar la tradicional ofrenda al patrón. Una vez finalizado este emotivo momento, se retomó el recorrido para desembocar en el epicentro de la ciudad encajera. El cortejo estaba encabezado por la bandera de España seguida de las regionales para cerrar con la de Almagro. El grupo anfitrión fue el encargado de comenzar a llenar de cantos y bailes. En esta ocasión ataviados con el traje de paseo interpretaron fandangos como el de Villarrubia, jotas y estrenaron la rondeña de Navalcan de la provincia de Toledo.

Los cántabros fueron los siguientes en subirse a las tablas. Pudimos ver un repertorio muy variado de danzas típicas de su región interpretadas con instrumentos como el requinto y tambor, además de las panderetas y castañuela. Alguno de sus bailes precisó de cuévanos, una especie de mochila de mimbre, albarcas, arcos florales, palos de cintas ó palucos. Una puesta en escena muy colorida es lo que trajo este grupo de Torreón de Cartes. Por su parte, el grupo Nuestra Señora de la Merced de Herencia trajo un repertorio más conocido por los almagreños, así pues interpretaron temas como el popular ruidito del agua ó la mancha manchega, que a más de un espectador hizo mover los pies casi de forma inconsciente. Tras ellos, volvió Tierra Roja, en esta ocasión con el traje de gala. Especial y emotivo fue el broche final con la jota de Almagro, una pieza que fue interpretada únicamente por las mujeres del grupo en forma de homenaje a la mujer manchega.

El alcalde de la localidad, Daniel Reina fue el encargado de poner punto y final a la velada. Reina tuvo palabras de agradecimiento en primer lugar para la asociación almagreña, así como para los dos grupos visitantes. No quiso pasar la oportunidad de invitar a todos los asistentes al inminente comienzo de las fiestas. Tendremos que esperar un año para disfrutar de otra noche de folclore en el marco incomparable de la Plaza Mayor de Almagro.*Ver imágenes*