Jueves, 25 Abril 2019
A+ R A-

Alumnos de la Universidad Popular de Almagro visitan el museo de El Quijote

  • Publicado el Viernes, 27 Marzo 2015 14:51

Viaje al Museo

Participantes de los talleres de Historia y Aula de tertulia conocieron muchos curiosidades de Don Quijote, Sancho Panza y Dulcinea

En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los en lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor…Decía Sansón Carrasco en el epitafio que escribió para Don Quijote: Yace aquí el Hidalgo fuerte / que a tanto extremo llegó / de valiente, que se advierte / que la muerte no triunfó / de su vida con su muerte. / Tuvo a todo el mundo en poco; / fue el espantajo y el coco / del mundo, en tal coyuntura, / que acreditó su ventura / morir cuerdo y vivir loco.

¿Quién no ha conocido a un Don Quijote? ¿Quién no ha sido fiel escudero Sancho Panza? ¿Quién no ha tenido o ha sido enamorada Dulcinea? Tres universales personajes que en la tarde del pasado martes día 24 tuvimos a bien conocer. Museo del Quijote en Ciudad Real, único museo en el mundo, como reza y pregona, dedicado al embajador de La Mancha.

En este año de celebración y conmemoración del IV Centenario de la publicación (1615) de la segunda parte de Don Quijote de La Mancha, participantes de los talleres de Historia y Aula de tertulia de la Universidad Popular , como no podía ser menos, y allí que nos presentamos. Visita guiada al interior del mundo quijotesco. No podía faltar los molinos: una reproducción fidedigna del interior de un molino con su maquinaria, y su archiconocida forma circular, nos adentra en las imaginativas e imaginarias imágenes de lo que veía y sentía este caballero andante. Si con los molinos veíamos gigantes con los artificios allí expuestos de manera provisional y ocasional para esta conmemoración, oíamos rayos, truenos y centellas, relámpagos, lluvia, tormenta, granizo, viento…, todo este mundo imaginario de efectos sonoros teatrales que nos hacen ponernos en la piel de Don Quijote y Sancho Panza.

A través de salas nos recrean estos entrañables, amigables personajes representados por autores de nuestra tierra Palomero y Jiménez Aranda. Pero el final estaba por llegar, inesperado... y la voz se hizo realidad. ¿Cómo se sentirían Don Quijote, Sancho Panza, Dulcinea… si se oyeran?