La lluvia y el frío vuelven a ser los protagonistas de la última festividad de los Santos Viejos

San Blas 2015

Los almagreños no renunciaron a pesar del desapacible día de San Blas a visitar al Santo, comprar un hornazo y tomar un chocolate con churros

Las previsiones se cumplieron y la lluvia hizo acto de presencia durante varios momentos de la tarde-noche de ayer, festividad de San Blas. Una circunstancia que no impidió a los almagreños celebrar su última fiesta de los Santos Viejos. Quizás, eso sí, el tiempo de paseo por los puestos fue más breve de lo habitual que en otros San Blas motivado precisamente por la inestabilidad meteorológica.

Por la mañana, los actos en honor a San Blas comenzaron con los laudes y con la invitación a un chocolate calentito y rosco. Pocas horas después, tuvo lugar la misa en honor al santo en la iglesia que lleva su nombre. El padre Ángel Daniel de Toro fue el encargado de recordar la figura de este santo, patrón de los otorrinolaringólogos. El alcalde Luis Maldonado asistió a la celebración acompañado de varios concejales que formar parte de la Corporación Municipal. También asistió, como todos los años, el médico otorrino Carlos García Linares. Al finalizar la misa, la Hermandad de San Blas obsequió a los asistentes a limonada y “pulgas”. La tarde empezó con lluvia lo que obligó a la Hermandad a decidir no instalar la barra del bar.

Pero pasadas esas primeras gotas de agua, almagreños de todas las edades se dieron cita en el pradillo de san Blas. Los pequeños para disfrutar de la única atracción que ha podido instalarse. Los mayores para poner una vela al santo, comprar unos churros calentitos, almendras garrapiñadas… y sobre todo hornazos y gargantillas del santo. Las fiestas dedicadas a los Santos Viejos han finalizado. Almagro se queda sin fiestas hasta los Carnavales, pero eso solo son quince días de “sequía festiva”, de descanso.*Ver imágenes*