Jueves, 25 Abril 2019
A+ R A-

Testimonio de un milagro de Nuestra Señora de las Nieves, Patrona de Almagro

  • Publicado el Domingo, 23 Noviembre 2014 14:52

Santuario

Arcadio Calvo Gómez
Cronista Oficial de Almagro

Se han cumplido hace unos meses, doscientos veinticinco años cuando un cinco de agosto de 1789, festividad de Ntra. Sra. Santa María de las Nieves, un hecho considerado de milagroso ocurrió en el Santuario de Nuestra Señora.

Como tal es admitido por Ana del Fresno, vecina y natural de la villa de Moral de Calatrava, “mujer legítima” de Sebastián de León, que atribuye a la sobrenatural intercesión de la Patrona de Almagro Ntra. Sra. de las Nieves, la curación del padecimiento que venía sufriendo desde el día de Todos los Santos del año de 1787 que fue arrastrada “violentamente” por un perro mastín grande, dislocándole el hueso de la cadera dejándola “valdada e impedida”, no hallando los facultativos de la época “advitrio para ello” (curación).

Hay que hacer constar que en la villa de Moral de Calatrava, así como en las de Bolaños, Daimiel y Manzanares desde tiempo inmemorial existió una Hermandad de Ntra. Sra. de las Nieves filial de la de Almagro, cuyos individuos con sus estandartes acudían en hermandad el día de la festividad al Santuario en el que tenían “señalado sitio”.

Por esta razón no es extraño que Ana del Fresno, se viese atraída devocionalmente por la Virgen de las Nieves. En la víspera de la festividad, la moraleña Ana fue trasladada al Santuario en una “caballería menor”; nos podemos imaginar el suplicio que sufriría la pobre mujer en aquellos 18 kilómetros que separan su pueblo del Santuario. En este pasó la noche habiendo antes rezado ante la imagen de la Virgen. Sobre las cuatro de la tarde del día de la festividad de Ntra. Sra. Ana del Fresno oró e imploró a la Virgen por su curación.”Siguiendo su fervorosa súplica, de repente y con superior impulso echó de sí una muleta de palo en que se sostenía sintiéndose improvisadamente aliviada que pudo manejarse y andar con livertád sin dolor ni impedimento y con ligereza por dentro y por fuera de la hermita publicando sin poderse contener que era milagro de Ntra. Sra. de las Nieves su sanidad …”.

No pasó inadvertido el hecho ante la gran concurrencia de gentes del Campo de Calatrava y desde luego de los paisanos de Ana del Fresno que conocían su padecimiento desde el momento del accidente. Corroboraron y dieron fe del hecho el mismo día los testigos presenciales en aquel momento ante el escribano de Almagro, Manuel Antonio de Siles, D. Josef García Muñoz, teniente de cura de la parroquia de Madre de Dios, D. Vicente Ortega, Regidor perpetuo, Alguacil mayor y teniente de gobernador y Joaquín Ramón de Siles. De la credibilidad de este milagro, todo depende de la fe y la creencia de cada uno. Es posible, que con el ajetreo, zarandeo, o con cualquiera de los sinónimos que queramos denominar lo padecido en el “viaje” por Ana del Fresno subida en la burra que la trasladó al Santuario, el hueso se colocase sin más. Pero no cabe duda de que su curación pudo haberse realizado precisamente por ir a pedírselo a la Virgen. Eso queda claro. Si Ana del Fresno se hubiera quedado en su pueblo. ¿Habría conseguido su sanación? Para no perder detalle del caso, el curioso lector podrá informarse de lo inusitado del mismo con el documento original y la transcripción que se adjunta para mejor comprender lo narrado.
El 25 de diciembre de 1874 se sacó copia por el diputado de Ntra. Sra. De las Nieves D. Manuel Gil y Rosillo.

Estando en el sitio y pago de ntra. Sra. de las Nie
ves término y Jurisdicción de la villa de Almagro
de la que es Patrona dha. Sagrada Imagen y en la casa
que está inmediata a su hermita, oy cinco de Agosto
de mil setecientos ochenta y nueve años: ante mí el
infrascripto Notario y testigos qe se espresarán
compareció Ana del Fresno qe así dijo llamarse
y ser de edad de cincuenta y siete años, natural y
vezina de la villa del Moral de Calatrava mu
ger lejítima de Sebastián de León que estava
presente y dijo y declaró de su voluntad y vajo
de Juramento qe hizo según dro.(derecho): que por el día de
todos los Santos del año de mil setecientos ochenta
y siete se la Arrojó un Perro mastín grande
y habiéndola arrastrado violentamente le dislocó
el hueso de una cadera dejándola valdada e im
pedida de andar ni trabajar ni aún moverse si no es
con el Ausilio de Muletas padeciendo continuos
dolores y sin haver podido curar por los facultativos
manifestando estos no hallar advitrio para ello
y así ha permanecido hasta que pocos días hace efre
ció venir a la fiesta qe oy se celebra de dha.
Sra. de las Nieves a su hermita como lo hizo
En el día de Aier su víspera conduciéndola en
una Cavallería menor y con sumo trabajo para
subirla y vajarla en ella; y habiendo entrado en
referida hermita y echo oración devotamente a
la Sagrada Ymagen implorando su piedad en
presencia de mucho número de personas de am
bos sexos y de el estado Eclesiástico naturales y vecinos
de dicha villa del Moral que presencian esta
comparecencia y aseveran la certeza de dcho.
Acidente y haver visto padecerlo desde el
tiempo citado a la referida Ana del fresno
y con ygual publicidad tanto de dchos. Sus con
vecinos como de otros de dcha. Villa de Almagro
y de las demás concurrentes en este sitio y
hallándose presente a lo qe se expresará el Sr.
Dn. Josef García Muñoz Cura Teniente de
La Parroquial de la Madre de Dios de Al
Magro en la tarde de dcho. Día de Aier como a
hora de las quatro ocurrió qe habiendo entra
do dcha. Compareciente a hacer Oración a
la repetida Sra. de las Nieves siguiendo su
fervorosa súplica, de repente y con superior
impulso echó de sí una muletas de palo
en que se sostenía sintiéndose improvisamente
tan aliviada qe pudo manejarse y andar con

livertad sin dolor ni impedimento y con ligereza por
dentro y fuera de la hermita publicando sin poder
se contener que era milagro de ntra. Sra. de las Nie
ves la sanidad qe esperimentava notando al mis
mo tiempo haverse unido el hueso de dcha. Cade
ra y anudado aunque fuera de su legítimo li
gamento causando común y extraordinaria ad
miración a la infinidad de gente de varios pue
blos concurrentes y mas en particular a las
muchas personas de dcha. Villa del Moral
a quienes era constante y sabido por haverlo
visto el Acidente de dcha. Ana del fresno
y a dcho. Su conjunto qe todos a una voz lo
han creído y publicado y echolo presente a
dcho. Sor. Cura y al Sor. Dn. Vicente Ortega
Regidor perpetuo, Alguacil maior y teniente
de Governador de la citada villa de Alma
gro que también está presente y a instancia
de la Enunciada Ana, su marido, y otras
personas Eclesiásticas y Seculares mandó se estienda
y zertifique por mí lo que va esplanado
a los efectos convenientes y lo firmó con
dcho. Párroco, por la razón enunciada
de haver presenciado dcho. Acaecimiento

 

y declaración que no firmó la repetida Ana
del fresno porque dijo no saver hízolo por ella
un testigo: siéndolos Dn. Gaspar de Acuña, Dn. Manuel Ruiz Rubia, el Mro. Dn.
Juan Álvarez Jijón, Presbíteros de dicha villa de
Almagro, Joaquín Ramon de Siles y Sebas
tián Gordo, vezinos de ella todo lo qual
yo el Notario doy fe

Vicente Ortega Dn Josef García Muñoz
Y Rubia
Tº. Joaquín Ramón Manuel Antonio
de Siles de Siles
En Almagro a veinticinco de Diciembre de mil ocho
Cientos setenta y cuatro, yo el infrascrito Notario y
Archivero del Distrito Notarial de esta Ciudad, a re
querimiento de Don Manuel Gil y Rosillo, Dipu
tado actual de Nuestra Señora María Ssma. De las
Nieve, di testimonio literal de la precedente acta
En un pliego sello undécimo. Doy fe.
Basilio Gil y Rosillo

*Ver escritos (8,5 mb)*