Jueves, 20 Junio 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

El Festival de Almagro bautiza la emblemática Plaza de Santo Domingo como el ‘Espacio Miguel Narros’

  • Publicado el Viernes, 26 Julio 2013 00:00
Premios Agora

El acto contó con la presencia de amigos y grandes profesionales colaboradores del conocido director de escena

La Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro a través de su directora, Natalia Menéndez, rindió homenaje al maestro de la escena Miguel Narros, recientemente fallecido, y lo ha hecho mediante la creación del Espacio Miguel Narros, que ocupará el emplazamiento del actual Espacio Plaza de Santo Domingo. El acto contó con la presencia de amigos y grandes profesionales que colaboraron estrechamente con Miguel Narros a lo largo de su carrera como la actriz María Adánez, el director Luis Luque o el prestigioso iluminador Juan Gómez Cornejo, además, de todo el equipo de La dama duende, último montaje dirigido por Miguel y que cierra la programación de la Plaza de Santo Domingo los días 26 y 27.

“Sorprende que en 36 ediciones ningún director del Festival haya dado el nombre de un creador a algún espacio teatral. Desde hoy, el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro quiere fijar para siempre en el recuerdo de todos al director de escena y figurinista: Miguel Narros, tan presente en las calles y espacios teatrales de esta ciudad. Siempre involucrado con los Clásicos y comprometido con el Festival”. Con estas palabras, la directora del Festival, Natalia Menéndez comenzó su discurso dedicado al gran director de escena y en el que introdujo palabras del propio Narros: Los maestros son espacios de luz donde mirarse donde beber la vida que nos ofrecen.

Los maestros son espacios de conocimiento donde caminar, inagotables, con sus recovecos, por momentos cambiantes, agitadores, turbadores… los maestros son la matriz que nos provoca que estemos donde estamos y que nos dediquemos a lo que hacemos. Los maestros nos han enseñado a disfrutar con el aprendizaje, con el esfuerzo de buscar, de perderse, de encontrar, de escuchar de nuevo lo dicho y bucear en la intuición para ir asimilando…Cuando se van, nos dejan espacios de silencio, paso de testigo que rellenamos, ya en soledad, o eso creemos.

Y en el transcurso de nuestra experiencia hilamos, tejemos los encuentros con los maestros, como en una plaza donde en el centro hay un teatro con una grada, donde se sienta un público cada noche a admirar el fruto aprendido. Y la luna sonríe porque a ella también le gusta el teatro y la gente, porque lleva alumbrando esta plaza desde el siglo XVI, cruce de calles, escaparate renacentista que abre la mente y el espíritu como lo hizo MIGUEL NARROS. A continuación tomó la palabra Celestino Aranda, productor y viudo que en pocas veces habla en público pero que en un día como el de ayer, compartió con el público asistente al acto. Un acto sencillo y como no podía ser de otra forma muy teatral. Allí a la entrada del espacio escénico de la plaza de Santo Domingo, donde se ha colocado una fotografía del director de escena, Diana Palazón y Chema León interpretaron una de las escenas de su último montaje La dama duende que hoy se estrena en Almagro.