Viernes, 19 Julio 2019
A+ R A-

Hemeroteca Años

Concierto entrañable

  • Publicado el Lunes, 23 Septiembre 2013 00:00
Marques de Santa Cruz

Ex componentes de la Banda de Música de Almagro volvieron a subirse al escenario del Teatro Municipal

Reencuentro, emoción, recuerdos, homenaje… todo ello fue el concierto número doce que la Banda de Música de Almagro celebró en la noche del sábado dentro del programa especial por el 150 aniversario de su creación que se está desarrollando durante todo este año. Cada concierto ha dado a conocer una parte de la historia musical de esta agrupación que nació en junio de 1863. “La banda de música en el siglo XX”, nombre del último concierto, ha sido la excusa para volver a ver sobre el escenario a muchos músicos que por diferentes circunstancias tuvieron que dejar la Banda. En total veinticinco almagreños que ayer se vistieron con sus antiguos trajes y ocuparon sus asientos como uno más de los componentes de la formación actual.

Minutos antes, nadie hablaba de nervios ni los más “viejos” en experiencias pasadas, ni los más novatos y mucho menos los que llevaban sobre sus espaldas varias décadas de conciertos, pasacalles, ensayos…, aunque también llevaran otros tantos años sin actuar en el Teatro Municipal, la casa de la Banda de Música de Almagro. Lo que sí transmitían entre bambalinas, músicos actuales y ex componentes es que la Banda de Música es una gran familia y como tal es una parte muy importante de sus vidas sigan o no de manera activa en la agrupación.

El concierto, presentado por uno de sus miembros, Manuel Sancho, comenzó con las palabras de José Carlos Fernández-Villaverde y Silva, séptimo conde de Estrada, caballero de la Orden de Calatrava y descendiente de Don Álvaro de Bazán, marqués de Santacruz, que bajo la protección de la patrona de Almagro volvió a su casa sano y salvo después de la batalla de Lepanto. La relación del marquesado de Santacruz con Almagro se remonta al siglo XVI. Fernández-Villaverde y Silva hizo, primero un breve recordatorio de la vinculación de su familia con la ciudad encajera, centro gubernativo y económico en el que tenía lugar la firma de alianzas y acuerdos como el fechado en 1584 entre Don Álvaro de Bazán y el genovés Bartolomé Calvo por la compra de deuda pública o la venta de una terreno a los Fugger. También hizo alusión a la relación de su familia con la patrona de Almagro, su devoción a la Virgen de las Nieves. Una muestra fue la construcción de la ermita.

Por su afición a los toros, resaltó la importancia de las bandas en los espectáculos taurinos. Y se imaginó cómo debió ser para la banda de entonces el día que Cagancho estuvo en Almagro. Tras sus palabras, comenzó la música. En la primera parte, la actual agrupación musical, dirigidos por Germán Huertas, interpretó cuatro piezas de la primera mitad del siglo XX. Después, Tilín, Virtudes, Manuel, Gabriel, Miriam… entre otros se incorporaron a la segunda parte dedicada a los años 50,60 y 70. Durante casi estas tres décadas y hasta 1984, Pablo Molina Colado fue el director de la Banda de Música, “el maestro de la música, lo era todo capataz, mayoral, administrador y guarda”, dijo el conductor del concierto. Pablo Molina Quero, hijo del fallecido director y músico de profesión, dirigió, en nombre de su padre, la segunda parte en la que se tocaron las piezas más escuchadas durante ese periodo de los años 50 al 70: Almagro en fiestas, Fiesta Nocturna, Optima Matrum, Paquito Alcalde entre otras.

Por último, Jesús Santacruz Carretero, director de 1984 hasta 2002 fue en el encargado de cerrar el concierto más entrañable celebrado con motivo de 150 aniversario de su fundación, o al menos para los veinticinco músicos que volvieron a subirse al escenario del Teatro Municipal durante más de dos horas. La próxima cita dentro de unos días. El 12 de octubre y otra vez en el Teatro Municipal con “Grandes coros”. El concierto de Santa Cecilia y el de navidad pondrá punto y final a la conmemoración del 150 aniversario de la Banda de Música de Almagro “Pablo Molina Colado”.*Ver algunas imágenes*