Fray José de Bolaños Arzobispo de Nápoles y Nínive confesor de Infante Carlos de Borbón, más tarde Carlos III de España

Fray José de Bolaños Arzobispo de Nápoles y Nínive confesor de Infante Carlos de Borbón, más tarde Carlos III de España

Arcadio Calvo Gómez
Cronista oficial de la ciudad de Almagro


El legado personal que donó a la iglesia de su localidad

Fray José Calzado López, conocido como arzobispo Calzado, o fray José de Bolaños nació en Bolaños de Calatrava un 17 de abril de 1680. Ingresó en la Orden de San Francisco, profesando en la provincia de San José. Ejerció en varios conventos de Madrid, como guardián (prior) y lector de Filosofía y Teología durante seis años.

En dieciocho de octubre de 1731, fue nombrado confesor del Infante Carlos de Borbón, futuro Carlos III de España.

El Papa Clemente XII le nombró arzobispo de Nínive en 1738.

Falleció en el convento de San Gil de Madrid, el siete de marzo de 1761, habiendo hecho donación de sus objetos litúrgicos personales a la iglesia parroquial de su localidad natal. 1

El arzobispo Calzado, nombró por uno de sus albaceas testamentarios al almagreño, Francisco Tello, que fue depositario de dichos bienes, siendo entregados por este, diez meses después -once de diciembre del mismo año- de la muerte de fray José de Bolaños, al calatravo frey Benito Bernardo María de Salazar y Miranda, cura rector de la Madre de Dios.2

Dice así el acta notarial:

“En la villa de Almagro a once de diciembre de mil setecientos sesenta y un años: ante mí el escribano público y testigos pareció frey D. Benito Bernardo María de Salazar y Miranda del hábito de Calatrava cura rector de la iglesia parroquial de la Madre de Dios de esta villa y de la de su anejo de la de Bolaños, y como tal dijo y confesó haber recibido de Francisco Tello de esta vecindad, los bienes y alhajas que se expresarán y son los mismos que legó y mandó a dicha parroquial de la villa de Bolaños el Ilmo. Señor D. Fray Joseph de Bolaños arzobispo de Ninive, ya difunto por el testamento y última disposición que otorgó los cuales son a saber…”

Se detallan pormenorizadamente todas y cada una de las piezas que dona; como eran, tres ricos pectorales de oro zafiros, diamantes y esmeraldas; el báculo pastoral, dos mitras y tres bonetes de paño, más dos escudos de armas. Dos fuentes un jarro, un platillo con dos vinageras una palmatoria y campanilla de plata. Dos cálices, el uno grande, con sus dos patenas y el pequeño con el pie y parte de la copa de bronce, más dos candeleros de latón.

En cuanto a ropas litúrgicas, se contabilizaron: cuatro albas, varios roquetes, casullas de tisú de oro y de plata y dos de seda con galones de oro. Seis dalmáticas. Frontales de altar, corporales y otras varias cosas que sería prolijo detallar.

“…los cuales dichos bienes y alhajas son los que percibió dicho Francisco Tello en la Villa y Corte de Madrid de don Francisco Algoybar vecino de ella y apoderado a este fin del otorgante quién de ellos se dio por contento y entregado a su voluntad y renunció las leyes de la entrega. Su prueba, dolo y engaño y demás del caso como se contienen y otorgó carta de pago y recibió en forma de dichos bienes a favor de dicho Francisco Tello con todas las clausulas en derecho necesarias para su validación. Y lo firmó, a quien doy fe conozco, siendo testigos: don Gaspar Abeleda, Manuel Antonio de Siles, Thomas Fernández de Lanza, vecinos de esta villa de Almagro.”2

Es de esperar, que a pesar de la incuria de los tiempos, el pueblo natal del arzobispo Calzado, guarde agradecido si no todos algunos de tan valiosos recuerdos.

(1) FRAY JOSÉ DE BOLAÑOS- WIKIPEDIA

(2) ARCHIVO HISTÓRICO PROVINCIAL DE CIUDAD REAL. Acta notarial del escribano almagreño Manuel de Siles, 11-12-1761.