El Museo Municipal del Encaje y Blonda ha recibido más de 800 piezas donadas durante este 2022

El Museo Municipal del Encaje y Blonda ha recibido más de 800 piezas donadas durante este 2022

La última donación ha tenido lugar esta semana. Las hermanas Ana María, María Teresa y Josefina Aranaz Torres han donado más de 400 picados, muestras, bobinas de encaje, recortes… de su padre Francisco Aranaz Clemente que regentó una encajera en los años 50 del siglo pasado junto a su padre, también encajero Gabriel Aranaz Colorado.

El Museo Municipal del Encaje y Blonda ha ampliado sus fondos durante este 2022 con varias colecciones donadas. El encaje de bolillos ha sido fuente de financiación para muchas familias de Almagro sobre todo en los años de posguerra. Son numerosas las fotografías de estas décadas de niñas y mujeres haciendo encaje en las puertas de sus casas y patios.  Muchas de sus descendientes han atesorado, mimado y conservado los trabajos realizados por sus abuelas, tías o madres y ahora desean que sean muchas más personas las que puedan conocerlos y verlos expuestos. Con esta finalidad, 16 familias han donado durante este 2022 un importantísimo legado al Museo Municipal del Encaje y Blonda. Concretamente, un total de 858 piezas han pasado a formar parte de la historia viva y más reciente de Almagro gracias a su museo del encaje. Son 856 piezas para la colección y 2 piezas para su biblioteca.

La última de todas ellas ha llegado esta semana desde Valencia. Las hermanas Ana María, María Teresa y Josefina Aranaz Torres han donado más de 400 picados, muestras, bobinas de encaje, recortes, etc. de su padre Francisco Aranaz Clemente, representante de encajes y que regentó una encajera  en la década de los años 50 del siglo pasado junto a su padre, también encajero Gabriel Aranaz Colorado en la esquina de la calle Feria con Madre de Dios.

“Mi padre diseñaba los picados, que hemos traído, junto con su padre Gabriel Aranaz Colorado”, explicaba su hija María Teresa durante el acto de entrega y firma de los materiales en el Museo del Encaje con la presencia de la concejal de Turismo, Marián Ureña y de la historiadora Ángela Sanroma que realiza el inventario del museo.

Las tres hermanas viven ahora en Valencia, pero dos de ellas vivieron en Almagro diez años durante su infancia y parte de su juventud. Sus raíces están muy liadas a Almagro desde entonces. María Teresa, además, aprendió a hacer encaje como muchas otras niñas de su edad en Almagro y se casó con un almagreño. El encaje ha formado parte de su vida.

Por ello, han querido que el museo del pueblo de su padre Francisco donde aprendió el oficio también de su padre conserve parte del legado de su familia.  En total han donado 136 muestras de puntillas y rellenos, 447 picados, 9 láminas, un catálogo de muestras de30 páginas y  103 fotografías y una almohadilla.

El concejal de Cultura, Dionisio Muñoz, agradece a las familias cada una de estas donaciones que engrandecen el museo y colabora en la finalidad del museo de recuperar la memoria histórica, conservarla y difundirla.

Donaciones durante 2022

El Museo Municipal del Encaje y Blonda ha recibido 16 donaciones durante este 2022. Por orden cronológico:

En febrero, Ángela Hurtado Sanroma (Almagro) donó a la biblioteca del Museo el libro: “Conservación y restauración de textiles” de Iván Mateo Viciosa.

En marzo, fueron cuatro donaciones. Mª Carmen Aranda  Marín (Almagro). Donación de un pañito y un pañuelo de encaje enmarcados; Rosa Voz Mediano (Madrid) donó una mantilla beige, una puntilla negra, un tapete, un pañito de malla y un cuello de encaje marrón; Cristina Cuesta (Madrid) donó un álbum de muestras (bordados); Mª Ángeles Pérez Blasco (Guadalajara) donó otro álbum de muestras (bordados) con dibujos realizados por su padre;

En abril, las donaciones fueron tres. Teresa Cid Martínez (Almagro) donó a la biblioteca del Museo el  “Diccionario de Símbolos” de Juan Eduardo Cirlot;  Inés Montero (Almagro) donó una enagua sintética con encaje mecánico; Teresa Barrajón (Almagro) donó 22 piezas: 16 aplicaciones de juego de cama; dos copas de sujetador; dos enaguas de nylon con puntilla; una combinación beige con tira bordada en el bajo yy una maleta de madera para muestras.

En mayo, el museo recibió dos donaciones. Pilar Labrador González (Almagro) donó una caja con corchetes y automáticos y Mª Luisa Ureña (Almagro) donó un juego de cama sin montar.

Las últimas donaciones de produjeron en octubre y noviembre. Ana Riaza (Guadalajara) donó dos piezas: un pañuelo de novia, realizado en encaje de aguja (malla bordada) y una enagua con puntilla de algodón; Mª Dolores Vives Hurtado (Guadalajara) donó un cuello de tul bordado y Manuela García García (Corral de Cva). donó 162 bolillos y 59 picaos.

En noviembre, Natividad González Silvero (Almagro) donó un tocado tipo casquete de encaje de algodón; Magdalena Gutiérrez (Almagro) donó de tres piezas: dos pañitos y un abanico con puntilla de encaje de algodón y la última, esta semana, por Ana Mª, Teresa y Josefina Aranaz Torres (Valencia) que han donado  594 piezas: 1 almohadilla, 136 puntillas y rellenos, 9 láminas de encaje, 447 picados y un catálogo de muestras.