Marcha urbana, senderismo, salud, nutrición, flamencoterapia han definido las XIV Jornadas de Mujer y Deporte de Almagro

Marcha urbana, senderismo, salud, nutrición, flamencoterapia han definido las XIV Jornadas de Mujer y Deporte de Almagro

Durante toda la semana, se han desarrollado actividades enfocadas a fomentar la participación de las mujeres en el deporte con el objetivo de seguir avanzando en igualdad.

El Centro de la Mujer, en colaboración con la Universidad Popular y la Concejalía de Deportes, ha organizado durante esta semana las Jornadas Mujer y Deporte. Ya son 14 años fomentando la participación de las mujeres en el deporte, dando visibilidad y promoviendo  la igualdad de género con el propósito final de seguir avanzando hacia una sociedad más igualitaria.

Las Jornadas comenzaron el domingo con la carrera de la mujer. Inscripción casi récord con más de 150 personas que participaron corriendo o andando los 6km de recorrido.  El lunes, la propuesta de actividad física se trasladó a las calles de la ciudad en una marcha urbana cultural. Guiadas por la historiadora María López, las participantes conocieron cómo era la vida conventual en Almagro y sus protagonistas.

La semana continuó con dos actividades formativas tanto teóricas como prácticas. Dos talleres dedicados a la salud mental y física de la mujer. Las participantes aprendieron hábitos saludables, ejercitaron el suelo pélvico con la fisioterapeuta Ana Cristina Arana y charlaron sobre el concepto de calidad de vida y su importancia en la salud. Además, también ha habido una ruta senderista de 8km para disfrutar de la naturaleza más cercana al municipio. Y el jueves, la radio municipal se sumó a esta iniciativa dando visibilidad a la mujer deportista con discapacidad. La almagreña Ana Díaz Montero contó su experiencia como nadadora durante varios años que compitió a nivel nacional e incluso internacional, sus dificultades y las muchas alegrías que le ha dado el deporte. Animó a todas las personas con cualquier tipo de discapacidad y, en especial a las mujeres, a luchar por sus sueños, a no dejar de hacer cualquier cosa que quieran por su discapacidad, a no rendirse como lo hizo ella, que en su adolescencia, con todos sus miedos y recelos, se fue a vivir a Albacete a un centro especializado para seguir avanzando y consiguió grandes retos, pero sobre todo le dio la oportunidad de crecer.  

Hoy, las Jornadas Mujer y Deporte han finalizado con flamencoterapia. Un taller de prevención de la violencia de género a través del flamenco impartido por Aránzazu Márquez que ha dado a conocer a sus participantes los beneficios psicológicos de este tipo de terapia, menos conocidas que otras.