Clb de Lectura

Los componentes han leído obras de autores consagrados, famosos, noveles, locales… El número 100: “Los colores de Atila” de Francisco Romero

(3 de Diciembre de 2014)

El Club de Lectura de la Biblioteca Municipal Manolita Espinosa está de celebración. El próximo 16 de diciembre pondrán en común y charlarán con Francisco Romero, el autor de “Los colores de Atila” que hace el número de 100 de las lecturas compartidas a lo largo de sus once años de vida.

Junio de 2003 marcó el inicio de este primer club de lectura en Almagro. “Unos comienzos un tanto difíciles ya que el proyecto echaba andar con apenas media docena de componentes”, explica la directora de la Biblioteca, Teresa González.

Once años después, el colectivo está compuesto por más de veinte mujeres, que mes a mes desmigan los entresijos de libros de todos los géneros literarios: biografías, novela romántica, novela histórica, policiaca, de aventuras, ensayos, poesía… Se reúnen una vez al mes para compartir sus impresiones: “Comentamos el libro, hacemos un repaso sobre el autor, época, estilo literario, lugar donde se desarrolla, el mensaje que trasmite, que nos aporta a cada una su lectura… Y, sobre todo, saber escuchar las opiniones de los demás lectores”, indica también la coordinadora del Club de Lectura.

Los componentes del Club de Lectura, ahora todas son mujeres, coinciden en señalar que la lectura “ayuda a enriquecernos intelectualmente, y a crear hábitos lectores”. Este grupo también ha participado en encuentros literarios con escritores en otros pueblos de la provincia y en actividades desarrolladas en municipios de Castilla-La Mancha. Como ejemplo, los encuentros literarios con Julio Llamazares, Manuel Vicent, Ángeles Caso, Lorenzo Silva, Clara Sánchez (Premio Planeta 2013), Félix Grande, Carlos Carnicer, María Gudín, Natalia Menéndez… Y con autores locales como: Nieves Fernández, Francisco Romero, Francisco Martínez Carrión, Rodríguez Borlado, Ángel Luis Moraga y Francisco Asensio.

El club de Lectura de la Biblioteca, dependiente de la Concejalía de Cultura, tiene una peculiaridad. No solo leen y comparten su pasión de la lectura alrededor de una mesa. Desde hace cuatro años, parte de sus componentes son voluntarias que dedican su tiempo libre con personas mayores. Su afición a la lectura y las ganas de dar colaborar con las personas que no pueden habitualmente ir a la biblioteca, ha hecho que cada 15 días se desplacen hasta la residencia de mayores Campo de Calatrava. En el centro geriátrico, les esperan con los brazos abiertos para pasar un rato leyendo: “Es una experiencia muy gratificante poder acercar la lectura a quienes no pueden acudir a las instalaciones de la biblioteca. Compartir un rato de nuestro tiempo es muy satisfactorio para nosotras ya que muchos de ellos se encuentran solos y cuando nos ven llegar se les ilumina sus rostros”, añadía Paqui López integrante del club de lectura y voluntaria. El próximo martes 16 de diciembre celebrarán su 100 lectura, como no podía ser de otra manera, leyendo y compartiendo experiencias con un libro como protagonista.